«El robo con inhibidores es un delito muy difícil de prevenir»

 

 

Carlos Schmunk , jefe de la División Robos y Hurtos de la Policía de Entre Ríos, en Buen Día Litoral, se refirió a esta modalidad de robo que se está dando en Paraná.

“Las personas no se dan cuenta de este sistema delictivo, los delincuentes buscan vehículos de alta gama”, resaltó el jefe de la División Robos y Hurtos.

Luego destacó que este inhibidor funciona a través de una radio señal HT donde ponen una frecuencia especial que al momento de cerrar la puerta del auto esta no trabe y quede sin seguridad”

“Esta modalidad se viene realizando desde hace varios años y en este último tiempo hemos recibido varias denuncias. Hemos detenido a personas de Córdoba, Rosario y ahora realizamos procedimientos donde logramos constatar que en Paraná están con este dispositivo”, dijo Carlos Schmunk.

“Estamos frente a un delito difícil de prevenir ya que las personas se encuentran a una distancia prudencial de su objetivo, generalmente andan bien vestidos y lo realizan en lugares muy concurridos o sea que la gente no está prestando atención y ellos cuando suben al vehículo  lo hacen como si fueran propietarios. El último caso se dio fue en zona del Club Estudiantes, en el estacionamiento, cuando la persona bajo no se percata de que el auto no cerró y luego ocurrió el hurto. En el día de ayer pudimos localizar los palos de golf que le habían sustraído”, contó.

Sobre como notaron que se estaba utilizando esta modalidad subrayó: “Notamos de este sistema delictivo en Paraná a partir de las novedades que recibimos de las distintas comisarías en donde ocurren casos similares que suceden en zonas cercanas uno del otro. A partir de un trabajo más preciso y con las cámaras notamos que estamos frente a inhibidores. Una de las inteligencias que utilizan es que buscan lugares en donde se estacione y demoren más de quince minutos para volver”, concluyó Schmunck

 

Cómo actúan los inhibidores

Los delincuentes utilizan dispositivos que generan un ruido en la conexión porque funcionan en la misma frecuencia que las alarmas e interfieren con el cierre.

En cuento al modus operandi, los ladrones observan y aguardan. Cuando el conductor está por cerrar el vehículo accionan el dispositivo que genera un ruido electrónico que interfiere la conexión entre el cierre centralizado y la llave, inhibiendo la señal.

El delito se comete generalmente en lugares muy concurridos como estacionamientos de supermercados, clubes, shoppings, avenidas con mucho tránsito donde la garantía de confirmación del cierre es poco audible.

En algunos casos los ladrones se llevan lo que hay dentro del vehículo pero el peligro real radica en la información que se obtiene de la documentación que muchas veces queda en las guanteras y hasta pueden toparse con la llave de la casa y, al cabo de algunos días entran a los domicilios.

 

Consejos

* Verificar siempre, y de forma manual, que la puerta haya quedado efectivamente cerrada y no confiar a la distancia, ni en el ruido ni en las luces.

 

* Si el cierre no funciona usar la llave en forma manual o no moverse del auto y dar aviso al 911.