FM LITORAL
Argentina

Por la cuarentena, la construcción se desplomó 75,6% y la industria se hundió 33,5%

Ambos actividades registraron históricas bajas interanuales. Y profundizaron la recesión que venían arrastrando.

 

 

 

 

 

Con la actividad frenada por la cuarentena, en abril la industria se desplomó 33,5% respecto del mismo mes del año anterior y la construcción se hundió 75,6% en la medición interanual. Los números del INDEC muestran también una caída brutal en apenas un mes: respecto a marzo -que tuvo solo diez días corridos de inactividad- las bajas son del 18,3% y 51,5%, respectivamente.

La parálisis que vino con el distanciamiento social obligatorio definió la suerte de ambos sectores. La construcción tuvo la mayor caída en 27 años. En la industria “la mayoría de los establecimientos operó parcialmente o estuvo sin actividad productiva. Solo un tercio de los locales pudo operar con normalidad”, consignó el informe oficial.

 

Todos los sectores fabriles terminaron en rojo. La caída más atenuada la tuvo Alimentos y bebidas con una merma de 1%. Por tratarse de una industria esencial y con demanda persistente fue el rubro menos perjudicado. El peor resultado fue el de la industria automotriz y autopartes que cayó 88,5%. El sector no fabricó ni un solo auto en ese mes.

También textiles se anota entre los más golpeados, con una contracción del 72% contra abril del año pasado y del 34,2% con relación a marzo.

De los 16 rubros contemplados en el índice, 9 tuvieron retracciones superiores al 50% y para 13 la contracción fue mayor al 30%. Otro de los datos que muestra el derrumbe del sector fue que en ese mes el uso de la capacidad instalada de la industria bajó al 51,6%.

La pandemia agravó la recesión que ya traía el sector. En lo que va del año arrastra una baja del 13,5%. La consultora LCG destaca que en la comparación anual, la contracción se aceleró 17 puntos porcentuales. “Abril se convierte en el cuarto mes de caída interanual consecutiva. La actividad del sector se sitúa en niveles de fines de 2002”.

Los resultados de la construcción son aún más deprimentes que los de la industria. Por la cuarentena el sector registró en abril el peor resultado en casi tres décadas. Se contrajo 51,5% frente a marzo y acumuló en el primer cuatrimestre del año un derrumbe interanual del 40,2%.

La construcción lleva 20 meses de retrocesos. Además, este último registro representó la mayor caída desde 1993, cuando se inició la serie de mediciones oficiales. El derrumbe fue superior a la tasa del 44,5% registrada en febrero de 2002, en el pico de la crisis que estalló a finales de 2001.

La parálisis de la actividad se expandió al despacho de materiales. En abril hubo bajas interanuales del 93,7% en hormigón elaborado y del 90,3% en mosaicos. Incluso las ventas de cemento se hundieron 55,2%.

Por otra parte, los puestos de trabajo registrados en la construcción bajaron 23,4% interanual en marzo hasta llegar a los 339.226 empleos. Para LCG “por ser un sector mano de obra intensivo y con una elasticidad producto-empleo alta, la situación se torna alarmante”.

Los datos negativos de ambos sectores pintan un panorama negro para la actividad general de abril. De hecho las consultoras privadas estiman que en el segundo trimestre la economía podría hundirse un 20%.

Para la consultora ACM “en la construcción la trayectoria recesiva se profundizará de la mano de la paralización de las obras hasta que sea permitida la reanudación de la actividad. Adicionalmente creemos que el sector recuperará dinamismo una vez que el panorama macroeconómico se estabilice, para lo cual es condición necesaria que se pueda renegociar exitosamente la deuda pública externa”.

“Durante los próximos meses será difícil ver una evolución favorable en el sector industrial”, plantea LCG. “La extensión de la cuarentena durante todo mayo y probablemente también todo junio en el AMBA prolongó el cierre de locales y la parálisis de varios rubros en una región que concentra gran parte de la producción. Si bien en varias provincias ya se realizó una apertura parcial de algunos comercios, lo cierto es que el impacto de la crisis sanitaria en la demanda y en los ingresos afectaron a un mercado interno que tardará en recuperarse, ralentizando la recuperación del sector”-

 

CLARIN

Publicaciones Relacionadas

WhatsApp chat