Riesgo país no detiene marcha alcista y toca nuevo récor a 2.255 unidades.

El índice líder de BYMA cayó 1%, a 85.662,5 puntos. En Wall Street, los ADRs terminaron mixtos, con subas de hasta el 4,5% lideradas por Globant. En este marco, el riesgo país aumenta 2,5% hasta los 2.255 puntos.

 

Los bonos públicos de Argentina se hundieron este miércoles, con algunas paridades en mínimos históricos, frente a un masivo desarme de carteras dada la creciente inflación y la aversión al riesgo por síntomas de una cercana recesión global. Mientras la bolsa porteña anotó su tercera caída consecutiva y el riesgo toca nuevo récord.

El índice S&P Merval cayó un 1%, a 85.662,5 puntos, que se suma a la baja del 0,6% del martes tras la inactividad de dos feriados consecutivos. Las principales bajas fueron registradas por las acciones de Transportadora de Gas del Norte (4,8%), Aluar (4,2%) y Telecom (3,25%; mientras que las subas más importantes fueron anotadas por Supervielle (2,8%), BBVA (0,85%) y Central Puerto (0,8%)

Por su parte, las acciones argentinas cerraron dispares en Wall Street, con subas de hasta el 4,9% lideradas por Globant, seguido de Mercado Libre (3,1%) y Banco Supervielle (2,5%). En tanto, los descensos de hasta el 4,4% responden a Tenaris, Ternium (-1,9%) e YPF (-1,8%).

Los operadores destacaron la sorpresa por un canje de deuda doméstica lanzado a última hora por el Ministerio de Economía, del que será importante el rol del banco central (BCRA).

«Los activos locales vienen actuando como ‘rehenes’ también del clima externo (…), aunque esto se ve acentuado porque el clima doméstico se encuentra lejos de poder transmitir calma, en medio de crecientes tensiones dentro de la coalición oficialista (gobernante) que no hacen más que dificultar la administración de los desafíos económicos», afirmó el economista Gustavo Ber.

Esta debilidad de precios se genera junto a un aumento en el déficit fiscal y a una semana de una licitación de letras internas para renovar vencimientos por unos 580.000 millones de pesos (unos 4.680 millones de dólares). Por este motivo, desde el Gobierno hay diálogo con entidades bancarias para contar con su aval en la operación.

Los activos y monedas más importantes del mundo se movían a la baja por los reiterados miedos a la alta inflación y la inevitable alza en las tasas de interés, con la Reserva Federal estadounidense (Fed) como insignia general y el BCRA como referente local.

Este miércoles Argentina enfrentó el pago de u$s1.800 millones ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) a la espera de una primera revisión a la macro doméstica que liberaría la llegada de u$s4.000 millones.

Este pago deberá reflejarse más tarde en una caída de las reservas del BCRA, las que de manera provisoria sumaban 40.009 millones de dólares al martes tras el descuento de unos 940 millones abonados al FMI. Estos compromisos corresponden a lo pautado en 2018, ahora renovado en el marco del nuevo plan de «Facilidades Extendidas».

Bonos y riesgo país

En cuanto a los bonos soberanos en dólares, los bonos referentes AL30 y GD30 marcaron nuevos mínimos en base al cierre y la tendencia bajista que los atraviesa parece no encontrar un freno. En porcentajes, las caídas en su plaza dólar local fueron de 1,97% en el AL30 hacia los 22,35, mientras que el GD30 perdió el 0,97% y cerró en los 25,75. En esta línea, toda la curva de bonos sufrió caídas y empujaron a un índice riesgo país a nuevos y preocupantes máximos de 2.245 puntos.

Entre los malos resultados también se vieron afectados los bonos en pesos, con una curva de bonos CER que cedió por completo, con mayor sensibilidad en los títulos más largos.

También se vieron caídas en la deuda soberana a tasa fija, Badlar y Dólar Linked también. Esto a pesar de la buena voluntad de Martín Guzmán respecto a que haya lanzado un canje anticipado de deuda para descomprimir los 600.000 millones de pesos que vencen a fin de mes y que se presentan como un gran desafío en el análisis del mercado. En este sentido, ofreció un canje de letras con vencimiento a junio de tasas fija e indexadas al CER por otras de corto plazo.

«Estas últimas semanas el BCRA intervino sobre la deuda en pesos logrando estabilizarla. De esta manera, el mercado pareciera haber encontrado un nuevo equilibrio, aunque el mismo pareciera ser frágil. De cara al segundo semestre, las licitaciones serán claves para dar mayor credibilidad a la sostenibilidad de la deuda, y así intentar cambiar la postura del mercado (hoy se posiciona con una “duration” no más allá de 5 meses)», destacaron desde Invertir en Bolsa (IEB)

Frente a ello, el riesgo país argentino, elaborado por el banco JP Morgan, sube 2,5% y marca un nuevo récord a 2.255 unidades.

AMBITO