El gasto en subsidios energéticos creció 78% entre enero y abril

Representan casi 11% del total del gasto primario devengado en el período. En lo que va del año ya se gastó el 40% del crédito comprometido para ese fin.

 

En lo que va del año el Gobierno ya lleva devengados gastos en subsidios energéticos por $420.000 millones, una cifra que es 174% más alta que la del año pasado en términos nominales y el 78% en términos reales. Los datos son del primer cuatrimestre del año y corresponden a la Oficina del Presupuesto del Congreso (OPC).

Los subsidios explicaron el 10,9% del total de los gastos primarios de la Administración Pública Nacional devengados en los primeros cuatro meses, los cuales llegaron a poco más de $3,8 billones. En el razonamiento del Ministerio de Economía, el incremento de las ayudas del Estado a los consumidores de gas y electricidad no explican el déficit, sino que se debería a la suba de los gastos en ayudas sociales.

La avanzada parlamentaria se da en el marco de la frágil tregua por la conciliación obligatoria hasta el lunes que mantiene freezado un paro de choferes del interior del país.

El rubro energía no es el que sube de manera meteórica. Los subsidios al transporte, sobre todo los colectivos de las líneas urbanas del área metropolitana, se llevaron $83.278 millones, con un incremento del 74% nominal y 13% real, mientras que el rubro Otros Subsidios, registró $36.510 millones, en este caso, con un recorte real del 28%.

Para la OPC en el primer tramo del año, entre enero y abril, el Estado nacional tuvo un quebranto primario de $564.967 millones, y uno financiero de $881.741 millones. Casi se podría señalar que si el Estado no tuviera que generar esa masa de transferencias al sector privado, desaparecería el déficit primario. Las ayudas devengadas totalizaron $539.689 millones.

Por otro lado, el Estado nacional gastó $113.063 millones en el plan Potenciar Trabajo, supuestamente destinado a que las personas beneficiadas se puedan integrar, pasado un período, a algún puesto en la economía formal. En este caso, el gasto se incrementó 171% nominal y 70% en términos reales. Por otro lado, en políticas alimentarias se erogaron $88.562 millones, con un avance de 122% nominal y 44% real, y en Becas Progresar otros $22.121 millones, lo que implicó un crecimiento de $459 nominal y 263% real.

Por otro lado, en Jubilaciones y Pensiones se llevan erogados $1,46 billones, lo que implica crecimientos del 62,6% nominal y del 5,7% real.

La Asignación Universal por Hijo (AUH) se llevó $110.871 millones, lo que representa un crecimiento del 58,7% nominal y del 3,2% real.

El reporte de la oficina técnica del Congreso señala que en abril el gGbierno ya había ejecutado el 38,6% del presupuesto de todo el año, lo que representa 10,8 puntos porcentuales por encima del año pasado. Para el mismo mes, se llevaban gastados el 28,2%. Las asignaciones familiares ya llevan comprometidas el 49,9% del crédito autorizado para todo el año, mientras que los subsidios energéticos el 42,2%.

El crédito presupuestario total vigente actualmente es de casi $10,8 billones. El inicial al arrancar el año era $10,7 millones, que se fue incrementando a través de resoluciones de la Jefatura de Gabinete. Resta que el ministro de Economía, Martín Guzmán, modifique nuevamente la pauta de gastos e ingresos del año en función del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El Presupuesto en vigencia es el mismo del 2021, prorrogado por decreto debido a que el Congreso rechazó el presupuesto que le mandó Guzmán a fines del año pasado.

El próximo viernes 20 de mayo el Ministerio de Economía dará a conocer los datos del Sector Público Nacional base caja.

AMBITO