Continúa sin novedad la búsqueda de Enrique Fabiani

 

 

Se cumplen 21 días desde la última vez que fue visto Enrique Fabiani, un hombre de 69 años que salió a cazar con un grupo de amigos en un campo de la estancia “Don Antonio”, en el departamento Villaguay, en cercanía con la ruta 127.

Pese a los operativos de rastrillajes, los cartuchos y el guante hallado, por el momento no han conseguido dar con su paradero.

Melisa Fabiani, hija de Enrique, en FM Litoral brindó precisiones de cómo continúa la causa.

En primera instancia, mostró su angustia por no dar con el cuerpo de su padre: “Hay momentos en los que nos sentimos solos en esta búsqueda, más allá de que hay un montón de gente. Hace 21 días que no hay rastros de mi papá”.

Sobre las nuevas novedades en cuanto a los rastrillajes que hubo en las últimas horas, la mujer precisó: “El cartucho no se determinó que era de mi papá y las pisadas tampoco. Lo que siempre recalco y se lo dije al de Investigaciones y Criminalística es que mi papá después de cuatro o cinco horas de estar perdido encontró una salida, salió del monte, encontró una calle y una casa. Golpeó una puerta y él no está perdido en el monte. Eso es lo que no están prestando atención”.

 

 

Intensifican búsqueda de Enrique Fabiani en zona donde hallaron un cartucho

“El mismo Julio Lodi, que es de Alcaraz, dio testimonio de que lo trató muy mal, lo echó de su propiedad a los cazadores y dijo que no poseía armas. Le sacaron tres armas sin haber hecho un allanamiento, fue simplemente una requisa y ya partió mintiendo al decir que no tenía armas. Fue la última persona que lo vio a mi papá”, agregó.

Una vez que fue echado del lugar, “mi papá le dijo ‘disculpe señor’ y supuestamente se retira. Después de eso, llama a Abigeato, que no entendemos por qué lo hace muy nervioso. De hecho, la persona que recibió la llamada dijo que no se entendía lo que se decía. Estaba nervioso y alterado y dijo que había un cazador en su patio. Pero se contradice porque dice que cuando mi papá se retira le pidió disculpas y que le pareció una buena persona. Eso fue el testimonio de Julio Lodi ante el fiscal”.

Asimismo, amplió la pista que dan los caninos a la hora de buscar a su padre: “No hay rastros de mi papá. Los perros dan vueltas en círculos en su tranquera y si googlean verán qué significa cuando giran en círculos”.

Por otro lado, cuestionó los operativos que se han hecho y puntualizó a dónde deberían interrogar: “No saben dónde más buscar porque no hay rastros. Al haber rastros en el monte, que no está ahí porque hay cadetes y se encontraron a las horas de haber estado perdido. Se encontró un guante que había perdido dos días antes y se encontró en el pajonal. Encuentran las cosas y los lugareños son muy hábiles en eso. Ellos ven las pisadas, dónde pasa una persona y la tienen clara. Todo el operativo que hay hace 20 días nadie encontró un rastro de mi papá, solo en la tranquera de Lodi”.

Por último, pidió más rapidez de la justicia para que el caso de su padre no quede en vano: “No hay nadie demorado, faltan los testigos. Fui a declarar y no estuve en el lugar. El fiscal me llamó a declarar el primer jueves –mi papá desaparece un rato-. Hasta el día de hoy, el fiscal no llamó a los cuatro abigeatos que muestran las cámaras de seguridad. Solo fueron dos, jefe y subjefe. Los otros dos todavía no fueron a declarar. Es vergonzoso”. Al mismo tiempo, aclaró: “Hay una cámara que detecta a cuatro abigeatos a la hora que dicen que estaba mi papá en lo de Lodi”.