Condenaron a dos hermanos por matar para vengar el asesinato de su padre

Leandro y Antonio Gastiazoro fueron condenados a nueve años de prisión por el asesinato de Iván Villalba, ocurrido en el barrio Mosconi Viejo de Paraná.

 

El 1° de mayo de 2020, los hermanos Villalba fueron a la casa de José Carlos Gastiazoro y lo mataron a tiros en barrio Los Hornos de Paraná. Menos de dos meses después iba a llegar la venganza: los hermanos Gastiazoro llegaron en un auto a la canchita del fútbol del barrio Mosconi Viejo y emboscaron a Iván Villalba, quien recibió un primer disparo que lo dejó en el suelo, y un segundo y final de remate. Por el primer homicidio fue sentenciado Alejandro, hermano de Iván, a nueve años de prisión. Ayer, los hermanos Antonio y Rodrigo Gastiazoro fueron condenados a la misma pena por el crimen cometido en ajuste de cuentas.

Según lo reconstruido por el fiscal Ignacio Aramberry en base a las pruebas y testimonios reunidos por la División Homicidios, los hermanos Leonardo Ramón Gastiazoro, de 29 años, Antonio Bladimir, de 23, y Rodrigo Damián, de 35, supieron dónde estaba Iván Villalba, autor del disparo mortal contra su padre, y acudieron a la canchita del barrio Mosconi Viejo a las 18.30 del 28 de junio de 2020. Llegaron en un auto, Leonardo y Antonio se bajaron armados y fueron directo hacia la víctima.

Villalba debería haber estado en su casa ya que tenía prisión domiciliaria por el homicidio del padre de los acusados, pero como en muchos casos, esta medida cautelar no se cumplió.

El ataque fue temerario y se perpetró adelante de niños que estaban jugando en la canchita y los alrededores.

Los tres hijos de José Carlos Gastiazoro fueron imputados y estuvieron en la cárcel de Paraná con prisión preventiva, pero luego recuperaron la libertad. Finalmente, en las negociaciones entre el fiscal y la defensora Candela Bessa, las partes llegaron a un acuerdo, en el cual Leonardo y Antonio confesaban el crimen y consentían la pena de prisión efectiva, y respecto de Rodrigo se pidió el sobreseimiento.

Ayer, el Tribunal dispuso homologar el acuerdo al que arribaron las partes. Ahora, será tarea del Servicio Penitenciario para que los hermanos Gastiazoro y Alejandro Villalba no se crucen en ningún momento en la Unidad Penal, para evitar más venganza.

 

Fuente: Diario Uno