FM LITORAL
Mundo

Científicos elaboran una prueba de anticuerpos de coronavirus que podría demostrar el alcance de los contagios

A través de nuevos análisis de sangre, a partir de una novedosa prueba de anticuerpos del SARS-CoV-2, investigadores de EEUU podrían dimensionar la expansión de los contagios y casos reales

 

 

 

¿Cuántos casos de COVID-19 existen realmente? ¿Hay subdiagnosticados? Y aquellos que tuvieron la enfermedad y ya está recuperados, ¿son inmunes a nuevos contagios?

Responder esas preguntas es crucial para manejar la pandemia y pronosticar su curso. Pero las respuestas no vendrán de las pruebas de diagnóstico basadas en ARN que se están haciendo ahora en todo el mundo.

Este examen, busca la presencia de genes virales en un hisopo de una muestra proveniente de la nariz o garganta, que evidencie un signo de una infección activa. Además de ese examen, los científicos también necesitan analizar la sangre de una persona para detectar anticuerpos contra el nuevo virus, conocido como coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2).

Estas pruebas también pueden detectar infecciones activas, pero lo más importante, pueden determinar si una persona ha sido infectada en el pasado, debido a que el cuerpo retiene anticuerpos contra los patógenos que ya ha superado.

Los laboratorios y las empresas de todo el mundo se han esforzado para desarrollar distintas pruebas de anticuerpos, y algunos se han utilizado en pequeños estudios y recibieron aprobación comercial, incluidos varios de China.

Pero hasta ahora, aún faltan datos a gran escala de tales pruebas, por ejemplo, que muestran qué fracción de personas en la ciudad de Wuhan, China, que está siendo afectada, aún es inmune, o al menos no es pública. Los científicos esperan que eso cambie pronto a medida que haya más pruebas disponibles.

Una nueva receta podría ofrecer a los laboratorios una alternativa a esperar o comprar pruebas comerciales. Florian Krammer, virólogo de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, y sus colegas publicaron ayer una preimpresión que describe una prueba de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 que han desarrollado y las instrucciones para replicarla.

Es uno de los primeros protocolos detallados de este tipo que se distribuye ampliamente, y dice que el procedimiento es lo suficientemente simple como para que otros laboratorios puedan escalarlo fácilmente “para detectar unos pocos miles de personas al día” y acumular rápidamente más datos sobre la precisión y especificidad de la prueba. Junto con una mayor disponibilidad de pruebas comerciales, eso significa que algunas respuestas importantes sobre la inmunidad al COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, pueden estar disponibles pronto, dice.

Para crear la prueba, los investigadores comenzaron diseñando una versión ligeramente alterada de la proteína “espiga” en la capa externa del coronavirus. Esa proteína ayuda al virus a ingresar a las células, y es un objetivo clave en la reacción inmune contra el virus, ya que el cuerpo produce anticuerpos que reconocen la proteína y la etiquetan “Virus para la destrucción”. También aislaron el fragmento corto de la proteína espiga llamada dominio de unión al receptor (RBD), que el virus usa para unirse a las células que intenta invadir. Luego usaron líneas celulares para producir grandes cantidades de las proteínas de pico alteradas y RBD.

Esas moléculas hechas en laboratorio proporcionaron la base para una prueba ELISA, en la cual los anticuerpos en una muestra de sangre o plasma desencadenan un cambio de color cuando reconocen una proteína objetivo, aquí una RBD o la proteína espiga.

Las pruebas iniciales de cuatro muestras de sangre de tres pacientes confirmados con COVID-19 y de 59 muestras de suero almacenadas antes del inicio del brote mostraron que la prueba funcionó, ya que los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 se unieron a las proteínas de la prueba. El test mostró resultados positivos solo para los pacientes con COVID-19.

Para crear la prueba, los investigadores comenzaron diseñando una versión ligeramente alterada de la proteína “espiga” en la capa externa del coronavirus. Esa proteína ayuda al virus a ingresar a las células, y es un objetivo clave en la reacción inmune contra el virus, ya que el cuerpo produce anticuerpos que reconocen la proteína y la etiquetan “Virus para la destrucción”. También aislaron el fragmento corto de la proteína espiga llamada dominio de unión al receptor (RBD), que el virus usa para unirse a las células que intenta invadir. Luego usaron líneas celulares para producir grandes cantidades de las proteínas de pico alteradas y RBD.

Esas moléculas hechas en laboratorio proporcionaron la base para una prueba ELISA, en la cual los anticuerpos en una muestra de sangre o plasma desencadenan un cambio de color cuando reconocen una proteína objetivo, aquí una RBD o la proteína espiga.

Las pruebas iniciales de cuatro muestras de sangre de tres pacientes confirmados con COVID-19 y de 59 muestras de suero almacenadas antes del inicio del brote mostraron que la prueba funcionó, ya que los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 se unieron a las proteínas de la prueba. El test mostró resultados positivos solo para los pacientes con COVID-19.

Fuente Infobae

Publicaciones Relacionadas

WhatsApp chat