FM LITORAL
Mundo

Coronavirus: asiáticos sufren discriminación en Europa por la enfermedad

El brote de Coronavirus no sólo ha afectado orgánicamente a miles de personas incluso causándoles la muerte, sino que también ha derivado en otro problema menos pensado: reacciones cercanas al racismo y de clara discriminación.

 

 

La epidemia de coronavirus surgida en China también generó otro tipo de víctimas: los asiáticos que son objeto de discriminación y racismo en diferentes partes del mundo.

En Francia, las personas de origen asiático se manifestaron airadamente en las redes sociales para repudiar las expresiones discriminatorias en su contra, las cuales han aumentado de manera notable ante los temores de la propagación del coronavirus.

Fueron muchos los asiáticos que en el transporte público fueron objeto de comentarios discriminatorios, motivo por el cual lucen la etiqueta #JeNeSuisPasUnVirus (no soy un virus) para generar una conversación sobre el tema.

En Francia se confirmaron al menos cuatro casos de personas con coronavirus y en muchos casos sufrieron discriminación, pero no es el único lugar, ya que también se dieron casos de racismo contra asiáticos en Reino Unido y otros países.

Las manifestaciones de rechazo contra el racismo en Francia aumentaron después de que un diario local, Le Courier Picard, publicara notas con títulos como «Alerte jaune» (Alerta amarilla) y «Le péril jaune?» (¿Peligro amarillo?). El primer encabezado iba acompañado con una imagen de una mujer china con una máscara protectora.

Poco después, el periódico se disculpó, argumentando que no tuvo la intención de utilizar algunos de los «peores estereotipos asiáticos». Pero Stéphane Nivet, jefe de Licra (la Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo), dijo que ningún diario se habría atrevido a publicar el titular «Alerta negra», por lo que estaba claro que había un problema.

Lou Chengwang hizo un llamado en Twitter: ¡Soy chino, pero no soy un virus! Sé que todo el mundo le tiene miedo al virus, pero sin prejuicios, por favor».

Shana Cheng, una parisina de 17 años de origen vietnamita y camboyano, explicó que fue objeto de comentarios humillantes en un autobús.

«Hay una mujer china, nos va a contaminar, tiene que irse a casa», escuchó decir a un pasajero. Aseguró que gente la miraba «asqueada» y «como si fuera el virus».

Con el paso de los días, los casos se van incrementando y suman un nuevo escollo en la complicada situación. A la enfermedad y la muerte, ahora se suman casos de racismo y discriminación.

 

 

 

 

 

Publicaciones Relacionadas

Coronavirus: detectan 60 nuevos casos en el crucero donde se contagió un argentino

Editor

Coronavirus: Mejora el argentino internado en Japón

Editor

Coronavirus: tratamientos en que trabajan científicos para encontrar una cura

Editor
WhatsApp chat