FM LITORAL
Argentina

Un alto porcentaje de futuros docentes tiene dificultades en lectura y escritura

El 40% de los nuevos docentes tienen dificultades en lectura y escritura, informó el Ministerio de Educación Nacional. Los datos surgen de las pruebas Enseñar, que se tomaron en 2017. Además les faltan herramientas para enseñar bien.

 

Cuatro de cada diez estudiantes del último año de institutos de formación docente que fueron evaluados por las pruebas Enseñar estuvieron por debajo del nivel promedio tanto en sus competencias de lectura y escritura como en su criterio pedagógico, según el Ministerio de Educación de la Nación.

Las pruebas, suministradas en 2017 a quienes estaban a punto de finalizar su formación como docentes de primaria o del ciclo básico de secundaria, fueron respondidas por 11.941 personas de 464 institutos públicos y privados. El 66 por ciento de esas instituciones son estatales y sólo el 32 por ciento del total de los institutos de formación docentes tuvieron estudiantes que se ubicaron por encima del promedio, según el informe presentado por Elena Duro, secretaria de Evaluación Educativa del Ministerio.

Entre las dificultades de escritura que presentaron los cuatro de cada diez estudiantes que no cumplieron con los objetivos promedio de la evaluación, según detalló Duro, se cuentan el uso incorrecto de signos de puntuación básicos, un conocimiento precario de las reglas ortográficas, la construcción de oraciones que sean gramaticalmente correctas sólo en pocos casos y la imposibilidad de preparar un texto en el que las ideas planteadas se relacionen entre sí.

En cuanto a las complicaciones más repetidas en el área de lectura, explicó la funcionaria, se cuentan que cuatro de cada diez estudiantes sólo alcanzan el reconocimiento de recursos retóricos básicos, como la metáfora, pero les cuesta diferencias otras intenciones del texto, así como puntos de partida o hipótesis. A la vez, quienes presentan peores rendimientos dependen más de que las ideas principales de un texto estén contrastadas con ideas claramente secundarias para poder reconocer esa diferencia.

Desde el Ministerio enfatizaron en que el desempeño más débil entre todos los futuros docentes evaluados se obtuvo al indagar su capacidad de evaluar los aprendizajes de sus estudiantes. Quienes estuvieron por debajo del promedio en el área de criterio pedagógico, detalló Duro, presentan grandes dificultades a la hora de conocer distintas herramientas con las que puedan evaluar a sus alumnos y tienen dificultades para contemplar la diversidad dentro de un aula.

Ante la consulta de Clarín sobre cómo incide en la formación de un estudiante de primaria o secundaria el hecho de que su docente haya tenido resultados por debajo del promedio, Duro respondió: «En cualquier área profesional donde uno egresa con un dominio insuficiente de las competencias, eso puede incidir en las prácticas profesionales».

Aunque cuatro de cada diez alumnos no alcanzaron los resultados que el Ministerio consideró promedio, el 95 por ciento de quienes cursaban su último año de formación docente se consideró «confiado» para ejercer esa actividad. El informe destacó que los mejores resultados se obtuvieron entre quienes destacaron que se formaban como docentes por la importancia social de esa función, por encima de quienes la elegían como una salida laboral estable.

La prueba Enseñar apuntaba a alcanzar a unas 31.600 personas, pero fue masivamente rechazado por los gremios docentes, de los que dependen numerosos institutos de formación. Neuquén fue la única provincia de la que no se obtuvo ningún registro. Según explicó Elena Duro, secretaria de Evaluación Educativa del Ministerio, la ausencia de ese distrito patagónico fue «por motivos mayoritariamente gremiales». Dado que la evaluación no tuvo el alcance que se pretendía inicialmente, desde el Ministerio explicaron que «es orientativo para la toma de decisiones pero que no se trata de una muestra representativa».

Justo antes de que la secretaria de Evaluación Educativa presentara los resultados de las pruebas Enseñar -que, según sostuvo, no tienen fecha prevista para repertirse-, el ministro Alejandro Finocchiaro anunció la creación de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación de la Calidad de la Formación Docente por acuerdo del Consejo Federal de Educación. Según contó, el objetivo sera «evaluar los institutos superiores de formación docente y las universidades, y acreditar las carreras que dictan». El funcionario sostuvo que 2019 «será un año dedicado a armonizar los estándares con los que se evaluarán las carreras».

El gremio docente CTERA ya había manifestado su «más enérgico repudio frente a la estrategia de achique y ajuste permanente sobre la formación docente del Gobierno Nacional» y sostuvo que la creación de la comisión es «a los efectos de generar un marco de legalidad para poder avanzar con el proceso de cierre de Institutos Superiores y carreras de formación». En este contexto, este miércoles el gremio hizo una «clase público» frente al Ministerio de Educación para protestar contra el anuncio.

 

 

 

 

 

Publicaciones Relacionadas

Avanzan con un plan para impulsar la comercialización de motos

Editor

Alertan sobre ingreso de mangas de langostas a Argentina

Editor

Durante junio los precios aumentarán un 2,8%

Editor
WhatsApp chat