FM LITORAL
Argentina

Renunció Dante Sica pero el gobierno no aceptó la dimisión del ministro de Producción y Trabajo

El actual ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, renunció a su cargo pero el gobierno rechazó la dimisión del funcionario. El motivo por el cual Sica ofreció apartarse del ministerio se basa en las presiones que ha sufrido en el marco del programa que busca ponerle un freno a la inflación.

 

 

 

«Si quieren me corro, yo hago mi trabajo lo mejor que puedo», les aseguró el ministro a integrantes de su propio gobierno luego de haber sido criticado. «No es personal con vos, Dante, pero algo hay que hacer», le respondieron los integrantes de Cambiemos que habían criticado sus políticas. «En ningún momento se analizó que se fuera Dante y tampoco creemos que haya analizado irse.

Fue una frase en medio de una reunión apasionada», explicaron fuentes del gobierno a la prensa. En esa reunión también se habló de las elecciones en Entre Ríos en donde aseguraron que Cambiemos estaba diez puntos por debajo de Gustavo Bordet y que perder por menos de ese porcentaje iba a ser valorado como un triunfo.

Si el gobierno no tenía problemas suficientes, este martes se sumaron los rumores sobre una supuesta salida del ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, justo el hombre que lleva adelante las negociaciones para cerrar el tan anticipado congelamiento de precios, como parte de un paquete de medidas para alivianar el impacto de la inflación sobre los sectores más vulnerables.

Las versiones, rápidamente desmentidas por su entorno y hasta por Jefatura de Gabinete, sin embargo tenían un caldo de cultivo: cansado de las críticas, y en una reunión ante la mesa chica del Presidente, el ministro advirtió que su renuncia estaba a disposición, algo que fue rechazado inmediatamente.

«Si quieren me corro, yo hago mi trabajo lo mejor que puedo», fue la propuesta que hizo Sica, luego de escuchar críticas desde la mesa de conducción de Macri, en una reunión convocada de urgencia la semana pasada, tras el nuevo reclamo hecho por la cúpula radical y luego de que trascendiera que el jefe de Estado estaba dispuesto a negociar que su compañero de fórmula sea un correligionario, publicó Clarín.

Sica, que había sido sumado a la reunión por iniciativa del gobernador jujeño Gerardo Morales, uno de los más alarmados por la suba de precios de los productos de la canasta básica, lanzó la frase tras escuchar insistentemente de varios de los presentes que los precios estaban «fuera de control».

Es que no sólo el dirigente radical abordó el tema: tanto el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, como la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, mostraron su preocupación y la necesidad de relanzar los «Precios Cuidados», en línea con el planteo que compartieron con Morales y Alfredo Cornejo (Mendoza), durante la cena de los gobernadores de Cambiemos en Novecento.

«No es personal con vos, Dante, pero algo hay que hacer», se corrigieron, casi al unísono, los protagonistas, advertidos del malestar de Sica, pero decididos a fijar postura y a sabiendas que el ministro no cree en la política de congelamiento de precios.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien en días de tanta tensión trabaja para poner paños fríos, propuso avanzar en una solución. Y corrió el eje de discusión. «En ningún momento se analizó que se fuera Dante y tampoco creemos que haya analizado irse. Fue una frase en medio de una reunión apasionada», fue la explicación oficial de testigos del encuentro. Aunque no protagonizó una disputa con alguien en particular, la reacción de Sica se dio luego de un reclamo enérgico de la gobernadora Vidal. Pero quedó ahí y luego se trabajó sobre las medidas.

En efecto, en aquel encuentro, el Gobierno terminó de decidirse a alcanzar un acuerdo con los empresarios para establecer precios de referencia. Incluso sin el voto positivo de Sica y del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, otro de los que tampoco creen en fijar precios, pero que aclaró que no se opondría a la medida «mientras no tenga costo fiscal o afecte al acuerdo con el Fondo». Todo un triunfo de la reestructurada mesa política, a la que ahora Peña sumó al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, tras meses de apartamiento.

El paquete de medidas, según sostienen en Casa Rosada, tiene que ver con la convencimiento del Presidente de la importancia de «acompañar a la gente en este esfuerzo que realiza ante la crisis». Pero son herramientas que Macri, que defiende una visión ortodoxa de la economía, siempre se había rehusado a utilizar. Por caso, el ex ministro de Producción, Francisco «Pancho» Cabrera, escuchó el mismo reclamo que se le hace a Sica durante toda su gestión, pero ni siquiera lo tuvo en consideración, con el apoyo del propio mandatario.

En las reuniones que se intensificaron en los últimos días no se habló sólo de gestión, claro. Con varias elecciones provinciales en juego, los funcionarios también hicieron catarsis política. Peña intenta transmitir optimismo a partir de un análisis comparativo respecto a la performance de Cambiemos en Neuquén, San Juan, Río Negro y Chubut en 2015: insiste en que la coalición obtuvo un porcentaje similar -y hasta levemente superior- de votos en esas contiendas locales.

El diagnóstico no es compartido por todos, pero en tiempos de tanta preocupación, la mayoría opta por asentir y confiar. Casi una cuestión de fe.

De todos modos, esa expectativa no alcanza para que, de cara a la elección del próximo domingo en Entre Ríos, la Casa Rosada augure un triunfo. «Estamos abajo de (Gustavo) Bordet por 10 puntos», admiten, entre lamentos. «Una derrota (de Atilio Benedetti) por menos de ese número sería un enorme resultado y un crecimiento en la provincia», sostienen.

Por otro lado, aunque el tema forma parte de conversaciones periódicas entre funcionarios, se acordó dejar la negociación con la UCR, para que sea un radical quien secunde a Macri en la fórmula por la reelección, para el próximo mes. «Primero tenemos que resolver la economía», aseguran. Las tratativas formales comenzarán, según estiman, ya en mayo. Siempre antes de la Convención Radical, «para que ellos (por los correligionarios que quieren permanecer en Cambiemos) tengan algo para llevar».

 

 

 

 

Publicaciones Relacionadas

Por qué el oficialismo logró aprobar tres leyes aunque al final hubo gritos

Editor

Cristina Kirchner podría ser procesada en 913 hechos de corrupción

Editor

Dos muertos en diferentes incendios de viviendas en Córdoba

Editor
WhatsApp chat