Paranaense recibió un trasplante unipulmonar y se recupera

29

Miguel Alberto Castroman “recibió su soplo de vida y su ángel, sus alas”, indicó Fátima Heinze. “Necesitaba el trasplante de uno de sus pulmones por una fibrosis pulmonar”, contó. Fue trasplantado el domingo.

 

Tras largos meses de espera el domingo a la madrugada desde la Fundación Favaloro llamaron a Miguel Alberto Castroman para avisarle que había un operativo para efectuarle un trasplante unipulmonar.

Miguel Alberto Castroman tiene 51 años y es de Paraná. Tras largos meses de espera el domingo a la madrugada lo llamaron de la Fundación Favaloro, de Buenos Aires, para avisarle que había un operativo para efectuarle un trasplante unipulmonar.

La encargada de difundir la noticia fue Fátima Heinze, referente de la fundación Alguien como Yo FQ e impulsora de una intensa campaña para promover la donación de órganos. La joven, que hace tres años y ocho meses recibió un trasplante bipulmonar, comentó a UNO:

“Miguel fue trasplantado el domingo. La cirugía fue larga y se realizó desde las 10 hasta las 19 aproximadamente. Hubo complicaciones esperables, pero recibió su soplo de vida y su ángel sus alas”.

 

A su vez, señaló que Miguel se encontraba en lista electiva y permanecía en su casa en Paraná atento a este llamado. “Necesitaba el trasplante de uno de sus pulmones por una fibrosis pulmonar. Hacía tres años que estaba en lista de espera del Incucai”, mencionó, y recordó: “El año pasado nos conocimos en el ascensor de la Fundación Favaloro y nos emocionamos cuando charlamos, él y su familia por estar en la espera con tantas sentimientos encontrados, y yo por remover lo vivido y porque siempre aparece gente hermosa en nuestras vidas”.

En este marco, remarcó: “Es otro entrerriano que recibe su nueva segunda oportunidad y estoy feliz y emocionada. La donación de órganos nos permite renacer y disfrutar de la familia y la vida. Miguel tiene que atravesar las primeras 72 horas críticas, conectado a un pulmón artificial, pero lo más importante llegó”.

Por otra parte, Fátima refirió a su presencia en los carnavales de Hasenkamp, donde participa en una de las comparsas y difunde en este ámbito los beneficios de donar órganos, “Estoy bailando en Marumbá por cuarto año consecutivo y difundiendo sobre la importancia de la donación de órganos, en un espacio que ellos me dan y agradezco profundamente, al igual que a mi maquilladora Ruth Gaggión”, dijo, y agregó: “En este ámbito estoy mostrando con mi testimonio cómo un trasplante le cambia la vida a un paciente y también a su entorno, y que uno puede bailar en un corsódromo lleno de gente sin cansarse y llegar al final sin inconvenientes”.

“Quiero que la gente tome conciencia a través de mi historia cómo es la donación, y que sepa que el paciente trasplantado vuelve a tener una vida activa y el donante vive en el paciente que recibe su soplo de vida”, dijo.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here