FM LITORAL
Entrevistas Paraná

Transporte: ‘Estamos en el peor de los escenarios’, dijo Lischet

Marcelo Lischet, titular de la empra de transporte urbano Mariano Moreno, por FM Litoral, señaló que hasta el momento no hubo novedades respecto de la forma en que se compensará el subsidio que el gobierno nacional dispone para el sector, y que será eliminado a partir del año que viene. El empresario paranaense sostuvo que por la caída de los subsidios y por los mayores costos que ocasiona la fuerte devaluación de los últimos meses, el boleto será imapagable para la mayoría de la gente, con un costo no menor de los 45 pesos. Explicó además que por las mismas razones las empresas se verán obligadas a suspender y despedir trabajadores, situación que ya se está dialogando con los gremios del sector.

 

 

En referencia al traslado directo del costo del transporte al usuario, el empresario dijo coincidir con el Defensor del Pueblo, Luis Garay, en que el impacto no debería cargarse sobre el público. “En Paraná, hay 2,5 millones de pasajeros por mes. La participación de los subsidios es de 37,5 millones de pesos. Una simple lectura de dividir el subsidio por pasajero, a cada pasajero tendríamos que subirle entre 14 y 15 pesos solamente por la quita del subsidio y a parte de allí, los mayores costos. Estamos en el peor de los escenarios”

“Uno no intenta fogonear crisis. La crisis está y lo que tenemos que hacer es asumirla. Y la gente no la puede asumir”, apuntó en declaraciones al programa “Buen día” (FM Litoral).

Puso como ejemplo el caso del combustible. Las empresas pagan el litro de gas oil subsidiado entre 13 y 14 pesos, pero la eliminación de la subvención lo llevaría a más de $ 40. “No queda mucho tiempo. Estamos a 60 días de que ocurra esto”, alertó.

“La pelea no tiene que ser con el prestador, que es uno más que va a sufrir”, apuntó, al tiempo que le puso cifras al impacto que tendría en las finanzas provinciales el traslado del subsidio al transporte: $ 900 millones sin tener en cuenta la variación por mayores costos, como las paritarias y la variación del dólar. La cifra equivale a un mes completo de recaudación de ingresos brutos.

Dentro de las salidas que baraja el sector empresario está “reducir el personal, que es el insumo más caro. Se está planteando al sindicato reducción y suspensiones. En Entre Ríos tenemos una de las empresas más grandes del país, Deruder (Flechabus), que está en concurso preventivo y ha despedido 2 mil personas en todo el país”.

“Ayer tuvimos una reunión entre diputados y senadores nacionales y la Federación argentina de transporte, totalmente preocupados por la incertidumbre”, comentó, consignando que el subsidio “no es a las empresas, es al público usuario. Creemos que la desaparición del subsidio hace colapsar el sistema que fue de pleno empleo y que durante 16 años permitió crear empleos en pequeñas ciudades que no tenían transporte y que ahora tenderán a desaparecer porque la gente no está en condiciones de asumir un costo excesivo”.

Como ejemplo, citó a Concepción del Uruguay y a Gualeguaychú. “En principio, creo que lo perderían porque la gente no está en condiciones de pagar un sinceramiento de un día para el otro y pasar de una tarifa de entre 13 y 16 pesos a una de $ 45”, consideró.

“El Gobierno nacional asumió que los costos (del transporte urbano) eran superiores a los que la gente podía pagar. De un día para el otro se tomó la determinación de hacerlo desaparecer del presupuesto (al subsidio) y trasladarlo a las provincias. Hay algunas que pueden estar en condiciones (de sostenerlo) por la cantidad de ingresos que tienen. Entre Ríos no genera ingresos, depende de la coparticipación”, reseñó.

Por ello, pidió que se incorpore una alternativa en el presupuesto nacional que actualmente se discute en Diputados, texto en el cual “directamente desaparece” el subsidio “y lo dejan al libre albedrío de cada gobernador”.

Además, marcó una dificultad operativa: las provincias que quieran hacerse cargo de subsidiar el transporte en sus ciudades no tienen la estructura operativa para que el aporte llegue de manera equitativa a las empresas.

Marcó como ejemplo que al día de hoy sólo Paraná y Gualeguaychú tienen el sistema SUBE, donde el Estado nacional pagaba una fracción del boleto que a partir del año próximo dejaría de llegar, lo que impactaría en tres sectores vulnerables: trabajadoras de casas particulares, jubilados y programas sociales.

Por otro lado, afirmó que el impacto de la devaluación del peso frente al dólar ha sido “tremenda” para el sector. “Nos hace acordar a lo que pasó en 2001 y 2002 con los Federales”, dijo en referencia a la cuasimoneda emitida por el Estado provincial para hacer frente a sus gastos.

Lischet mencionó que en Paraná, las empresas del sector incorporaron 35 unidades nuevas, que pagan a “precio chasis” por un valor de 164 mil dólares cada una. “Estábamos pagando por cada vehículo $ 2,5 millones y ahora tenemos que afrontar cuotas de $ 6 millones, que es lo que vale cada unidad”, narró. (APFDigital)

 

 

 

 

Publicaciones Relacionadas

Otro colectivo fue atacado a piedrazos

Editor

Motociclista impactó contra una columna de alumbrado y está grave

Editor

El municipio donará un terreno para la Escuela Esparza

Editor
WhatsApp chat