FM LITORAL
Paraná

La fuerza de la solidaridad: Camilo podrá dar sus primeros pasos

Fue un recorrido duro, con muchas campañas solidarias donde la gente de la ciudad de Paraná ayudó aportando su granito de arena. Pero llegó el ansiado momento: Camilo Albornoz ya tiene su exoesqueleto y podrá dar sus primeros pasos.

 

Camilo Albornoz nació con cinco meses de gestación junto con su hermano gemelo. De los dos, fue el que sobrevivió al nacimiento prematuro pero estuvo internado tres meses en neonatología, muy grave.

El pequeño pasó por distintos síntomas dentro del hospital y el más fuerte fue una fiebre seguida por un derrame cerebral que perjudicó la parte izquierda de su cuerpo. Sus padres nunca bajaron los brazos y lucharon para verlo caminar.

Su papá, Javier Albornoz, junto a su entorno más cercano inició a principio de 2015 una campaña para juntar fondos y empezar a trabajar en el armado del exoesqueleto, el aparato especial que se fabricó en Córdoba.

“Siempre le buscamos los mejores médicos para que él se pueda desarrollar. Con el pasar de los años intentamos por todos los medios lograr que de sus primeros pasos. Creemos que este aparato será muy importante para Camilo, lo ayudará a independizarse y lo cambiará un 100% en todo sentido”, expresó a diario Uno.

Fue un recorrido duro, con muchas campañas solidarias donde la gente de la ciudad de Paraná ayudó aportando su granito de arena. Se realizaron partidos de fútbol, carreras y venta de comida para hacer realidad un sueño.

Adelqui Ferreyra, un reconocido tornero de Las Perdices, Córdoba, diseñó el exoesqueleto para un niño de la provincia que lo vio nacer. Desde aquel día, Adelqui no para de recibir llamados para cumplirle el sueño a otros chicos.

No es nada fácil para Ferreyra trabajar con el molde de los chicos que padecen una patología de nacimiento. Cada uno tiene sus individualidades a la hora del armado del aparato, con distintos problemas motrices.

Es por eso que durante los dos años que duró la fabricación del Exoesqueleto de Camilo hubo muchos viajes de la familia para poder amoldar el aparato a su cuerpo. Para no errar ningún detalle y para que el niño pueda sentirse cómodo y manejarlo.

“Son pocos los que saben el esfuerzo que hicimos durante esta etapa con mi familia. No escuchamos las críticas, muchos pensaron que estábamos jugando con la salud de mi hijo. Busqué por mis propios medios y con la ayuda de la gente logré llegar a la meta, para poder cumplirle el sueño a Camilo”, expresó el papá.

“Vamos a festejar este logro con una mirada al futuro. Nos no vamos a quedar de brazos cruzados, lucharemos por otros chicos que estén igual que Camilo. Nunca mezclamos la bandera de la discapacidad con la política, pero nos dimos cuenta que para un futuro va hacer necesario y que las autoridades se tienen que poner los pantalones con la causa”, resaltó Javier.

La familia de Camilo realizó este jueves el viaje más esperado a Córdoba. Fueron a retirar de la casa de Adelqui el exoesqueleto, que será presentado este viernes a las 18.30 en el playón del barrio Francisco Ramírez.

“Por mi hijo decidí hacer de todo y no le di lugar a las críticas. Las personas que no están acostumbradas a hacer cosas por sus hijos y deciden estar sentados en sus casas, son los que hablaron de más. A partir de hoy con este hermoso logro seguro van a cambiar su pensar. Ellos hablaron sin saber de nuestro sacrificio y van a tener que revertir sus palabras”, agregó Javier.

La familia de Camilo emprendió el viaje con mucha ansiedad: “Cuando tenga el coso (sic), voy a correr”, dijo el pequeño.

El camino fue largo, en el camino, hubo gastos extras para poder tener el mejor aparato para Camilo.

“Teníamos mucho miedo en un principio, pero gracias a Dios la gente siempre ayudó. Estamos muy agradecidos a todas las personas que ayudaron. El aparato salió muy caro y para nosotros iba hacer imposible juntarlo. El aparato costó 95 mil pesos, pero no fueron los únicos gastos. Hay que sumarle los viajes y moldes de yesos para poder fabricar el exoesqueleto”, expresó Javier Albornoz.

El pequeño concurre a la Escuela Integral N° 1 “Melvin Jones”, Camilo entre risas expresó su enojo por estar de vacaciones, extraña concurrir a clases.

“Estos años fueron para bien. Gracias a Dios no sufrió más secuelas y a pesar de su discapacidad, siempre fue evolucionando. Todos sabemos que tiene un trato especial pero eso nunca le impidió relacionarse con otros chicos”.

 

¿Qué es un exoesqueleto?

Un exoesqueleto mecánico, robótico o una servoarmadura es una máquina que consiste en un armazón externo que lleva puesto una persona.

A través de un sistema de potencia de motores o hidráulicos proporciona, al menos, parte de la energía para el movimiento de los miembros. Gracias a ello, permite que su portador pueda realizar cierto tipo de actividades que sin él no podría.

Este concepto debe su nombre al esqueleto externo de los insectos, que recubre protege y soporta el cuerpo del animal. Es decir, cumpliría la misma función que el de un exoesqueleto mecánico.

¿Cómo funciona un exoesqueleto? Una serie de sensores biométricos detectan las señales nerviosas que el cerebro envía a los músculos de nuestras extremidades cuando vamos a comenzar a andar.

En un principio, este tipo de avances están pensados para ayudar a personas ancianas o discapacitadas para andar por ellos mismos. Un ejemplo de ello es el desarrollado por la firma Ekso Bionics, cuya tecnología permite a las personas volver a caminar.

 

Fuente: Diario Uno

 

Publicaciones Relacionadas

Miss Bolivia, El Kuelgue y Eruca Sativa en el Festival de la Vigilia en Paraná

Editor

Robaron costosos equipos a la Selección Nacional Juvenil de Softbol en Paraná

Editor

Instalaron radares de velocidad en el ingreso a Santa Fe por ruta 168

Editor
WhatsApp chat