FM LITORAL
Entre Ríos Entrevistas

Estuvimos “al servicio de una psicópata y un sistema perverso”, dijo Albarenque

Silvia Albarenque, una de las víctimas y denunciante de Luisa Toledo, Madre Superiora del Convento de Carmelitas de Nogoyá, habló en FM Litoral luego de conocerse la condena de la religiosa. Destacó que este proceso judicial ha sido liberador para ella y su familia y espera que esto sirva para cambiar las cosas.

      10-07-2019 SILVIA ALBARENQUE

 

 

El Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay condenó a tres años de prisión de cumplimiento efectivo a la ex priora del convento de Carmelitas Descalzas de Nogoyá, Luisa Esther Toledo, por considerarla «autora penalmente responsable del delito de privación ilegítima de la libertad agravado por el uso de violencia y amenazas, y por su duración mayor a un mes». Cuando la sentencia quede firme, deberá cumplir la condena en la Unidad Penal N°6 de Paraná.

 

Silvia Albarenque en Buen Día se refirió a lo vivido en el convento y contó que “la superiora aplicaba constituciones primitivas” aparte de “las que ella agregaba”.

“Toda penitencia en la iglesia nunca llega a ser tan denigrante como el hecho del tormento psicológico que ella infringía, por el hecho de hacernos sentir culpables de todo lo que pasaba, de tratarnos como personas despreciables”, remarcó y destacó que en lo personal le llevó “mucho tiempo concientizar lo que había pasado, llegue a ver todo como natural”.

Recordó, “yo entré de manera inocente, creyendo que me iba a encontrar con la virgencita María como me enseño mi abuela, no me explico como pude dejarme engañar tan así. Yo veía a las chicas que entraban tan fresquitas diciendo que querían ser monjitas y cuando estaban adentro parecían que la estaban apagando. Su iniciativa, espontaneidad, creatividad, alegría, todo tronchado. Tanta juventud perdida, todo perdido y al servicio de una psicópata y un sistema perverso”.

Por último agregó, “no sé si esto servirá para cambiar lo que pasó adentro, encima están las mismas que estaban y ellas tuvieron como superiora a Toledo durante 10 años, pero espero no sigan engañando”.

 

 

Toledo dirigió durante diez años el Monasterio de la Preciosísima Sangre y Nuestra Señora del Carmen, de Nogoyá, y la causa se originó el 25 de agosto de 2016, tras la acusación en su contra realizada por excarmelitas. El fiscal Federico Uriburu ordenó entonces un allanamiento, durante el cual secuestró diversos elementos relacionados con las denuncias formuladas por las monjas de clausura. Al mes siguiente Toledo fue imputada tras el análisis de “todas las pruebas y declaraciones tomadas”, entre ellas las de José Bonín, párroco de la basílica Nuestra Señora del Carmen, de Nogoyá.

 

 

 

 

 

Publicaciones Relacionadas

“El ataque tiene vinculaciones políticas”, dijo Hein tras el incendio en su casa

Editor

El Fiscal municipal Avero confirmó que acudirá al HCD por el conflicto de colectivos

Editor

Unilever: tras los despidos, se extendió la conciliación voluntaria

Editor
WhatsApp chat