FM LITORAL
Paraná

Está en plena refacción el futuro Museo Evita

Mientras se reacondiciona un chalet de la Escuela Hogar que será la futura sede del Museo Evita, continúan las tareas para acreditar la procedencia de distintos objetos que serán parte de las exhibiciones y, si se precisara, también se los restaura.

 

 

 

Con ingreso principal sobre la Av. Don Bosco, el Complejo social y educativo Escuela Hogar Eva Perón, que ya es Patrimonio Histórico Nacional, es parte constitutiva de la cultura de Paraná. Postal arquitectónica propia de un tiempo, actualmente funciona allí una constelación de instituciones gubernamentales diversas, más allá de las escolares.

En breve, se agregará una más. “El Museo tiene la virtud, por un lado, de implantarse en un ámbito arquitectónico que es sumamente adecuado porque se trata del chalet que era utilizado por la directora del establecimiento, de un estilo coherente con el resto del complejo socio-educativo Escuela hogar, típico de lo que se llamaría la arquitectura peronista, con lo cual ofrece una actitud excelente para instalar allí un museo interactivo, un espacio que responderá a los criterios museológicos de los tiempos actuales, donde el eje está puesto en la experiencia que pueda movilizar el objeto expuesto en el visitante y no en la exposición estática del objeto”, expresó la abogada Sara Liponezky, presidenta del Instituto Artiguista de Entre Ríos, y futura directora del museo Evita.

Durante la presentación, que tuvo lugar en la Casa de Gobierno, se explicó que se trata de un espacio no estático que propondrá experiencias que puedan movilizar en el visitante, con espacios lúdicos y de interacción y con la mira puesta en la comunidad. La obra ya se encuentra ejecutándose, se inauguraría en un mes y medio y se enmarca en el programa de recuperación y rescate de edificios públicos e instituciones que encara el gobierno provincial.

En ese contexto, Liponezky valoró el aporte realizado por el periodista, investigador y escritor Claudio Cañete quien con sus producciones “ha traído luz respecto a la etapa fundacional de esta escuela, a través de la visita que realizó Evita el 2 de marzo de 1950 a la ciudad de Paraná, en la que anunció la construcción del Hogar Escuela y habría colocado la piedra fundamental”.

En la oportunidad, el ministro de Planeamiento, Luis Benedetto, comentó que “es una obra que está incluida dentro de la reconstrucción del complejo Eva Perón y el museo se instalará en lo que era la casa del director. Ha sido transformada con un proyecto inclusivo. Se está tratando de recuperar todo lo que existía, como ser las piezas que son fundamentales para mantener toda esa arquitectura de los años 50 que es más que importante y mostrar la concepción de eso. La obra marcha a muy buen ritmo, con un grado de avance cercano al 50 por ciento. Las partes principales ya están listas pero el factor climático es lo que nos ha demorado. Esperemos que en 45 días esté terminada”.

 

 

DETALLES

“Los cien años del natalicio de Eva Perón merecieron homenajes de los más diversos en distintas ciudades del país”, comenzó señalando Sara Liponevsky durante una entrevista, al añadir que “si bien es cierto que su figura siempre fue destacada, trasciende las identidades partidarias y, además, en este caso el aniversario es un número redondo” en esta ocasión, en que se celebra el centenario del nacimiento de Evita, “siento que se han potenciado las reivindicaciones pendientes y es probable que haya una nostalgia colectiva respecto de la atmósfera de progreso personal, familiar y societal que se generó en ese ciclo virtuoso y me refiero al tipo de políticas que hoy está ausente”. La entrevistada no dejó de indicar que “Eva fue la mujer que como nadie sufrió, viva y muerta, el castigo de los desacuerdos”.

Con relación al museo, la dirigente expresó que su materialización “es un sueño”, al repasar que “otras veces se ha planteado este proyecto” y que “por iniciativa y perseverancia de Mariel Ávila de Bordet, más el acuerdo naturalmente del Gobernador, se tomó la decisión de constituir un espacio de trabajo conjunto entre equipos de la Universidad Autónoma de Entre Ríos y distintas áreas del gobierno provincial”.

Para que funcione el museo está siendo reconstruido un chalet, destinado originalmente como residencia de la persona que estuviera a cargo del complejo. Actualmente, hay distintas cuadrillas trabajando en el lugar. EL DIARIO recorrió el lugar y registró la rutina: el techo se levantó, los tirantes y listones fueron reemplazados, las tejas coloniales fueron quitadas y limpiadas con la idea de reutilizarlas sobre la nueva impermeabilización; las aberturas se reciclaron total o parcialmente, en función del daño detectado; lo propio ocurrirá con las instalaciones, el revoque y pintura de los muros y la recuperación de pisos y la vereda.

 

 

MOMENTOS

–¿Se convocará a los vecinos que quieran aportar objetos a ese archivo?

–Eso está previsto, tal como ocurrió con el Museo Nacional Evita, pero en una etapa posterior. En este preciso momento estamos abocados a otras tareas. Téngase en cuenta que los equipos han debido intervenir desde el espacio inmobiliario, que además impacta sobre el resto del complejo de la Escuela Hogar, tratando de preservar materiales muy nobles, originales, como aberturas, pisos y algunos revestimientos, hasta la reparación de techos, cielorrasos, muros, además de la instalación eléctrica y sanitaria completa.

En cuanto a los objetos de valor, además, hay que decir que estaban diseminados en distintos sectores de este magnífico complejo socioeducativo y que han debido rescatarlos de los amplios sótanos, identificarlos, acreditar con respaldo documental de que efectivamente pertenecían a la Fundación Eva Perón. En este sentido, hay que recordar que en el año 1950 ella puso la piedra fundamental, pero que la obra como tal se inauguró en 1960, mucho después de su muerte y del derrocamiento del gobierno peronista, en 1955, a manos de la contrarrevolución militar.

–¿Y qué hay?

–Juguetes, material didáctico, enseres, ropa de cama, calzados para niños y niñas; pero también equipamiento odontológico y materiales de salud de carácter preventivo, lo que revela el tipo de preocupación que sustentaba las acciones. Repasar todo eso es emocionante porque, aunque parezca mentira, muchos de ellos siguen intactos, casi como nuevos, lo que prueba la calidad de lo que se distribuía. Eso no quita que, como parte de su intervención, ese equipo haya debido hacer tareas de preservación.

Además, se expondrán fotos rescatadas del Archivo Histórico Nacional y del Archivo General de la Provincia, del Museo Histórico Martiniano Leguizamón y del Museo Nacional Eva Perón que viene colaborando permanentemente con nosotros.

Y, entonces, una vez que todo eso está en las condiciones pretendidas hay que organizar cómo será la debida exhibición del material. Cuando eso esté resuelto convocaremos a los particulares y las instituciones a que acerquen sus donaciones: creemos que es la manera mejor organizada de proceder.

–Ha habido una política institucional que custodiar todo ese fondo?

–Hay que pensar que han pasado muchos años y que, en las diferentes coyunturas político-institucionales, este acervo puede haber sido saqueado, incluso por bronca, odio, revancha o como se le quiera llamar.

Lo interesante es que las acciones de resguardo del material han sido más bien espontáneas y, en ese sentido, exhiben una cuota de amor y compromiso de parte de trabajadores y de vecinos que quiero destacar.

 

 

DESTINOS

–¿La idea es hacer un museo escolar?

–Abierto a la comunidad, incluyendo a los contingentes escolares, claro. De hecho, está previsto que se habilite otro acceso, directo, hoy inexistente, sobre la Avenida de los Constituyentes. Pensamos que los museos deben ser interactivos, es decir, no limitarse a la exposición de objetos sino promover un diálogo múltiple con propuestas lúdicas y recursos didácticos, que permitan articular las experiencias de las distintas generaciones para darle vida a la historia y convertirla en un relato presente.

Pretendemos asimismo constituir el espacio en una plataforma en el que las universidades de la región puedan hallar eventuales objetos de estudio.

 

 

Del dicho al hecho

El Museo Hogar Escuela Eva Perón fue creado por la ley provincial N° 10.021 del 29 de marzo de 2011, y tiene por objetivo rescatar, conservar, exponer, investigar, preservar y difundir los bienes culturales que dan cuenta de la obra de la Fundación Eva Perón en la provincia. Para ello, se encuentra trabajando un equipo de la Universidad Autónoma de Entre Ríos, que está investigando sobre los objetos encontrados en el predio del Complejo que fueron enviados por esa Fundación en su momento.

En paralelo, diferentes áreas del gobierno provincial trabajan para culminar la obra de restauración y proveer al Museo de las herramientas y estrategias museológicas que lo vuelvan un lugar accesible para la comunidad que lo rodea. En ese sentido, se están desarrollando contenidos, propuestas lúdicas y dispositivos que reflejen las nuevas formas de interacción de estos espacios de memoria con sus públicos.

 

En la medida de lo posible se buscó reutilizar los materiales originales. Fotos Sergio Ruiz.

 

 

Punto de arranque

El edificio se encontraba en avanzado estado de deterioro, motivo por el cual está siendo restaurado para recuperar su estado original. Dentro de las tareas que se están desarrollando, esta la reparación de las cubiertas, cielorrasos, revoques de muros; la recuperación de pisos originales, como así también de sus aberturas. Las instalaciones sanitarias y eléctricas se realizaron nuevas. Y se completa la misma con una parquización específica en todo el perímetro de la casa.

El sistema de iluminación y de audio como el equipamiento integral con el que contará el museo son específicos, lo cuales contribuirán al óptimo funcionamiento del organismo provincial.

El equipo de la Uader está trabajando en la identificación de objetos, de testimonios que estaban guardados en la escuela y que pudieron preservarse del saqueo en su momento, de la sustracción, de la destrucción. Se trata de objetos que fueron incorporados por la Fundación, como por ejemplo autos y motonetas que pueden ser usados por niños, ropa en excelentes condiciones, lo que acredita que eran realizadas en un material muy noble que ha perdurado en el tiempo y está sujeto a tareas de preservación que hace el equipo de Uader, como así también libros, documentos que acreditan con rigor histórico que esos objetos pertenecieron a la época.

El museo estará orientado a los conceptos más modernos, a un diseño museográfico que tendrá el eje no tanto en la exposición estática de los objetos sino en la experiencia que pueda movilizar en el visitante.

 

La obra consiste en la reconstrucción casi total de los ambientes interiores. Foto Sergio Ruiz.

 

 

Salas, media docena

Los objetos estarán expuestos y distribuidos en seis salas denominadas de Bienvenida, Salud, Educación, Hogar, Bienestar y Cultura. Allí se generarán recursos lúdicos, de sonidos y otros elementos para hacerlo un espacio atractivo y dinámico.

“Pretendemos que se constituya como un eje articulador para que se emocionen los memoriosos y los que vivieron aquella etapa virtuosa, pero también para que los niños y jóvenes puedan descubrir allí una historia que está presente, que tuvo su anclaje en la ciudad de Paraná y que se fundó sobre razones que aún están vigentes”, expresó Liponezky.

Para Evita, la meta principal era crear un puerto seguro para los niños víctimas de las tempestades de la vida. La Fundación estableció veinte Hogares Escuela durante los siete años precedentes al golpe de estado de 1955. Los niños asistían a las escuelas públicas y cada uno mantenía los lazos con su familia nuclear siempre que fuera posible. Integración, no segregación, era el lema de cada Hogar Escuela.

La arquitectura de los Hogares Escuelas reflejaba su apertura a la sociedad. El cerco que rodeaba los edificios nunca llegaba más alto de un metro. Los edificios eran típicos de la arquitectura de la Fundación: estilo californiano misionero, amplios y bien iluminados, con techos de tejas rojas, muros blancos y jardines verdes. El decorado interior era de la más alta calidad, con mármol, mosaicos, camas de roble que todavía quedan después de más de sesenta años de abandono. Manteles alegres y una abundancia de flores, murales pintados para encantar a los niños, libros y juguetes ayudaron a crear un ambiente hogareño.

 

 

 

 

 

Publicaciones Relacionadas

Se aprobó la reglamentación del programa de inserción laboral trava-trans de Paraná

Editor

Bahl: “Vamos a trabajar para recuperar el trabajo y la capacidad productiva”

Editor

Se inauguró la primera etapa del nuevo edificio del Centro Educativo Municipal de Integración

Editor
WhatsApp chat