FM LITORAL
Mundo

Elecciones en España: el PSOE se impuso con gran diferencia

Triunfo contundente del Partido Socialista Obrero Español. Se desplomó el PP y la mayoría se alejó de los extremos.

 

 

Durante las elecciones celebradas en España este domingo, ganaron las posiciones de centroizquierda lideradas por el socialismo y de centroderecha representadas por Ciudadanos. Vox logró 23 escaños pero estuvo lejos del batacazo.

Escrutados casi el 100% de los votos, el PSOE logró transformarse en el partido más votado, alcanzando 122 escaños, que no le alcanzan para hacerse de las 176 bancas para obtener mayoría, pero lo coloca en una posición de fuerza para conformar gobierno enuna alianza que -en principio- sería con Podemos y distintas formaciones independentistas. Actualmente tiene sólo 84 bancas.

Las encuestas estuvieron muy cerca del resultado electoral, sobre todo en relación al socialismo. En cambio, si bien se presumía que el PP quedaría en segundo lugar, se esperaba que alcance por lo menos 90 escaños (ellos esperaban 100), pero apenas logró 66, muy lejos de los 137 que tiene en la actual legislatura del Congreso.

Ciudadanos, que bajo el liderazgo de Albert Rivera jugó a barrer el PP como partido hegemónico del bloque de la derecha logró su objetivo, y está en los 57 escaños, superando los 36 que tiene actualmente. Podemos, en cambio, bajó a 35, cuando había llegado a 67 en las elecciones de 2016.

Así, lo primero que es posible concluir es que Pedro Sánchez logró su tercer milagro.En medio del desbande que le provocó el surgimiento de los indignados de Podemos, que tuvo al socialismo fuera del poder por 8 años, se hizo de la secretaría general del partido con mínimo respaldo interno. Y, hace 10 meses, impulsó una inédita moción de censura con la que se hizo del gobierno, lo que le permitió reunir la fuerza necesaria para posicionarse de cara a estas elecciones.

La estrategia exitosa de Sánchez tiene varias causas. Una tiene nombre y apellido y se llama Iván Renondo, el joven experto en comunicación política que viene del PP y logró la confianza del socialista, a quien convenció de un camino que pocos entendían, pero que se mostró más que eficiente.

Sánchez fue a las elecciones alejándose de los independentistas con los que llegó al gobierno, y sugiriendo que podría hacer una alianza con Ciudadanos. En los debates, finalmente, tuvo que negarlo por la enfática negativa de parte de Rivera de encarar una coalición con el PSOE: «con ellos no voy ni a la esquina».

El segundo éxito estuvo en manos de Rivera, que se colocó cómodamente en un tercer lugar a pocos escaños del PP, demostrando que su estrategia también fue muy profesional y medida, apostando a las zonas rurales que tienen gran influencia por el reparto del «sistema d’hont», un cociente para una distribución de escaños que beneficia a las poblaciones de pocos habitantes o «la España vacía». Rivera solo falló en el segundo debate, cuando se sobregiró en su posicionamiento crítico a diestra y siniestra, haciendo una actuación que ya no sorprendió y pareció forzada.

Por cierto, el gran perdedor es Pablo Casado, quien en enero parecía que sería quien llevaría al PP de regreso al poder y, en cambio, supera por menos de diez escaños a Ciudadanos. Habrá que analizar qué fue lo que falló, si el candidato que no logró posicionarse como presidenciable o la estrategia de tomar la agenda más agresiva de Vox para no perder votos por derecha. Quizás, simplemente, el PP ya no sea el partido que mejor represente a la derecha española.

Pablo Iglesias, el líder de Podemos, tampoco salió muy bien parado. El PSOE fue eficiente en recuperar votos que se le habían ido por izquierda y Podemos perdió más de 15 escaños, aunque en la ultima semana el candidato hizo un gran esfuerzo por moderar su discurso ya que el electorado se fue colocando cada vez más al centro del espectro ideológico, aunque no le alcanzó.

El fiasco, sin embargo, fue Santiago Abascal, de Vox. Claro que no tenía escaños y ahora tiene 23, lo que significa un salto descomunal en materia de representatividad política. Pero como en ese joven partido se esperaba entre 40 y 70 escaños, y hasta había quienes hablaban de 90, un número como el obtenido parece demasiado poco para que pueda ser considerado un éxito.

Ahora habrá que ver cómo forma gobierno el PSOE. Entre los constitucionalistas existe el temor de que una nueva coalición con el independentismo reavive la vocación separatista que dañó el pacto español de 1978 y ponga en riesgo la unidad de España.

También se teme el indulto a los condenados por la justicia por haber violado la Constitución. De hecho, fue motivo central de la campaña del bloque de la derecha. «Tiene la palabra indulto impresa en su frente», le espetó Rivera más de una vez a Sánchez durante los debates presidenciales.

El actual presidente tuvo la habilidad para evitar pronunciarse al respecto, diciendo que «no corresponde que me anticipe a la decisión del Tribunal Supremo de Justicia, ya que la justicia es independiente», y así continuo dándole guiños al independentismo hasta último momento, para furia de los constitucionalistas.

Lo único claro es que, como lo venían diciendo las encuestas, lo que se consolidó en España es la fragmentación política, como sucede en la mayoría de las democracias europeas. También que, como en los demás países de la UE, la ultraderecha logró una representación parlamentaria importante aunque muy lejos de formar gobierno por si sola.

Quizás lo que menos se esperaba es que la mayoría del electorado optó por la moderación. Más del 70% de quienes votaron al PSOE no son independentistas y, por cierto, tampoco el 100% de los que votaron a Ciudadanos, al PP y a Vox. Esto no quiere decir que ya no haya peligro de que se produzca la fragmentación de España. Más bien, de lo que se trata, es que el electorado está pidiendo que las soluciones que se implementen se alejen tanto de los que piden que se anulen las autonomías, como Vox, como de quienes promueven la ruptura con España, como Esquerrra Republicana de Cataluña.

Aunque ahí no se terminan los desafíos de este tiempo. PSOE deberá dar respuesta a la desocupación que ronda el 15% y una economía que está estancada, entre tantas angustias por las que están pasando los españoles y las españolas, sin descartar la cada vez más exigente agenda de género y los temores que genera la inmigración fuera de control.

Como sea, habrá que esperar todavía unos días, tal vez unas semanas, hasta que Sánchez organice su coalición y ponga a España en línea con un presente complejo, para los que su población está ultracapacitada. Solo necesita que la dirigencia ignore a los extremos y se consolide en la moderación, que es lo que quiere la mayoría.

 

 

 

 

Publicaciones Relacionadas

El Papa a los periodistas: “Ofrezcan el buen pan de la verdad”

Editor

La reina de Inglaterra busca alguien que le maneje su Instagram: ¿cuánto paga?

Editor

El Supremo Tribunal de Justicia de Brasil ordenó liberar a Michel Temer

Editor
WhatsApp chat