‘El único que cree que hay una sociedad entre Celis y Varisco es el juez Ríos’

96

En FM Litoral, Miguel Àngel Cullen, uno de los abogados defensores del Intendente, afirmó que nada tiene que ver Varisco con estas acusaciones. “Está claro que se quiere ensuciar la imagen de él”, enfatizó y resaltó “que lo que está sucediendo ya se venía anunciando hace dos años”. “El único que le cree a Celis es el Juez”.

 

 

A la espera de la declaración indagatoria de Luciana Lemos, detenida tras las escuchas que descubrieron que recibía instrucciones de Daniel Celis sobre los movimientos de la droga y  que luego permitió hallar cocaína en su casa y además sería la autora de la controvertida libreta.

Miguel Àngel Cullen, abogado defensor del Intendente Sergio Varisco, dijo que están seguros de la inocencia de su defendido.

“Estamos seguros de que estas anotaciones donde supuestamente nombran a Varisco, Bordeira, Gainza no hacen referencia a ninguno de los imputados”, confirmó y aclaró que “lo que quieren es ensuciar la imagen del Intendente, por todos lados ha salido, desde hace dos años, cuando un señor de apellido Celis que militó en el movimiento vecinalista del oeste, filtró unos audios en dónde contaba todo lo que hoy está pasando”.

Sobre Celis, supuesto cabecilla de la banda narco, expresó que “este hombre se cree con derecho de reclamar por un supuesto pacto político” y lamentó que “el único que no entiende esta situación es el juez, creyendo que lo que hay aquí es una sociedad vinculada al narcotráfico”.

Cullen señaló que desde hace mucho tiempo “Celis viene amenazando y extorsionando al intendente y el juez es el único que no ve esta realidad”.

Por último aclaró que desconoce si el juez tiene otros elementos para continuar con esta causa.

 

El inicio de la causa

Daniel Celis y su hermano Miguel Ángel Celis, son acusados de liderar una banda que fue desarticulada en mayo del 2017, cuando se estaban descargando 317 kilos de marihuana de una avioneta que había aterrizado en un campo de Colonia Avellaneda.

Los hermanos Tavi y Titi Celis están procesados como líderes de una banda que se dedicaba a organizar y financiar actividades de comercio de estupefacientes, que operaba en distintos barrios de Paraná (Antártida Argentina, Paraná XVI y San Agustín) y extendía sus redes a las localidades de San Benito, Viale, Hernandarias, Nogoyá, Seguí e incluso hasta Santa Fe, Santo Tomé y Alto Verde.

 

Derivaciones

Ambos están detenidos, al igual que otras 21 personas que ejercían distintos roles de provisión, organización, distribución, logística para el transporte, almacenamiento, fraccionamiento, abastecimiento y venta de drogas.

Varios de ellos estaban vinculados a la Municipalidad de Paraná, por lo cual fueron citados a declarar varios funcionarios de la comuna, como así también el intendente de la capital entrerriana.

 

Recibiría la droga

Aparentemente y a pesar de estar preso, Celis, siguió manejando el negocio de la droga en Paraná a través de varios teléfonos y entre 7 y 8 chips telefónicos, por lo cual venían siendo investigado en escuchas telefónicas ordenadas por la justicia federal.

Así fue como se determinó una operación importante, con un cargamento de cocaína que llegaría a principios del mes de mayo, procedente de Buenos Aires.

La receptora sería Luciana Lemos, allegada a Tavi Celis y también participaban Cholo Celis -hermano de Tavi-; un sobrino, Nacho Gómez y una persona de nacionalidad peruana.

En el allanamiento, la Policía Federal encontró 3 kilos de cocaína en la casa de Luciana Lemos. No obstante, en las escuchas telefónicas se conocía que el cargamento iba a ser de entre 10 y 12 kilos de cocaína, a un precio de 170.000 pesos el kilogramo de droga.
Luciana Lemos, quien quedó detenida por orden del juez federal Leandro Ríos, junto a un hermano de Celis, un sobrino y un hombre de nacionalidad peruana, que habría oficiado de corredor de la droga.

 

Coordinar la operación

El allanamiento se produjo después de un seguimiento telefónico a Tavi Celis, quien desde la Unidad Penal número 1 de Paraná coordinó toda la operación de desembarco de la droga.

Los procedimientos se desplegaron luego de una investigación que se inició a partir de la información de que Celis y Luciana Lemos, su expareja (aún casado por civil e iglesia evangélica), estaban organizando la venta de droga, había publicado Uno.

 

Lemos quedó detenida

Luego de la caída de la banda de los Celis el año pasado, ella arribó al domicilio de República de Siria y manejaba la carnicería Q’ Carne, atendida por empleados. Como antes, la fachada de otro negocio que les resultaba más redituable.

Hace unos años Lemos era cantante tropical, representada por Celis, con quien tuvo una relación complicada, con denuncias por violencia de género de por medio. Aunque se separaron, la mujer aparecía vinculada a las actividades de su ex, como el asalto por el que Celis está condenado a siete años y medio de prisión. Allí aparecía con un rol activo, pero tras el juicio abreviado no quedó implicada.

 

La libreta

Fue justamente a Lemos, a quien la Policía Federal le secuestró el cuaderno con las anotaciones que comprometen a varios detenidos, y donde se mencionaría a los funcionarios municipales. De acuerdo al entrecruzamiento de pruebas y a la interpretación de las mismas, realizada por el juez Federal Leandro Ríos; allí se corrobora sus vínculos con la organización que dirigía Celis.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.