Brenton Tarrant, un australiano de 28 años que ingresó armado a dos mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda, asesinó a al menos 49 personas y dejó más de 40 heridos. Portaba una cámara en la cabeza con la que grabó y transmitió en vivo la masacre por Facebook Live durante 17 minutos.