FM LITORAL
Policiales

El sobrino de “Petaco” Barrientos acordó 11 años de cárcel en juicio abreviado

Pablo Daniel Olivera, de 22 años, acordó en un juicio abreviado, la pena de 11 años de cárcel por el homicidio de Emiliano Rodríguez, de 29, y las heridas de bala ocasionadas a Leonardo Coria, ambos oriundos de Santa Fe, tras una intensa balacera registrada el 9 de marzo de 2018, a la salida de un boliche, en inmediaciones del balneario Thompson de Paraná. En ese hecho se utilizó la misma arma de fuego que fue utilizada en balacera a la casa del ex vicepresidente de Patronato, Néstor Rollandelli.

 

 

 

“En el juicio abreviado, mi defendido reconoció la autoría de los hechos que le fueron imputados y acordó una pena de 11 años de cárcel comprensiva de una pena de ejecución condicional que se le había impuesto a partir de varios hechos que cometió con anterioridad”, explicó su defensora, Corina Beisel.

Durante la audiencia, el procesado reconoció ante el Tribunal que lo juzgó, su adicción a las drogas. Fue en ese marco que la abogada penalista, lanzó duras críticas al sistema judicial y penitenciario respecto a la circulación de estupefacientes en los interiores de las cárceles entrerrianas.

Olivera, conocido como “Pela”, es hijo de Gustavo Olivera, más conocido como “Freddy”, quien está preso por una tentativa de homicidio, lo mismo que su hermano, a quien le dicen Gatito.

El muchacho, sobrino de Gustavo “Petaco” Barrientos –condenado por un doble homicidio y señalado por doquier como narcotraficante-, asesinó a balazos a Emiliano Rodríguez e hirió a Leonardo Coria con la misma arma de fuego que fue utilizada en balacera a la casa del ex vicepresidente de Patronato Néstor Rollandelli ocurrida horas antes del homicidio del joven santafesino.

Hubo unas seis horas de diferencia entre un hecho y otro. A las 0.30, Rolandelli y su familia estaba cenando. Una ráfaga de detonaciones de un arma de fuego alertó a todo el barrio Aatra. Poco después, Pachi, como conocen al dirigente del club de calle Grella, salió a la vereda de su casa, ubicada en la esquina de calles Almirante Brown y Favaloro, y vio que en el frente, tanto en la pared como en el portón, había impactos de balas.

Se constataron 10 disparos, se levantaron vainas servidas de un arma calibre 9 milímetros así como proyectiles.

Los santafesinos Emiliano Rodríguez y Leandro Coria, en el boliche Bravard se encontraron con dos jóvenes paranaenses con quienes mantuvieron una discusión que, poco después, terminaría en la muerte a balazos de Rodríguez y lesiones de Coria.

A las 6.30, decidieron retirarse, pero no llegaron al auto Chevrolet Onix que tenían estacionado a unos 40 metros del boliche. Unos metros antes los dos jóvenes los alcanzaron y les efectuaron varios disparos con una pistola calibre 9 milímetros.

Fuente y foto: Canal Once

 

 

 

 

Publicaciones Relacionadas

Estafaron en 126 mil pesos a una mujer con el cuento de la reparación histórica

Editor

Un auto y un camión chocaron a metros del acceso a Crespo

Editor

Apuñaló a su primo y sus parientes le dieron una feroz golpiza

Editor
WhatsApp chat