FM LITORAL
Paraná

El recorrido por las siete iglesias movilizó a los católicos en Paraná

Aun con una llovizna persistente, numerosos vecinos se aventuraron a cumplir el ritual que cada Viernes Santo los acerca a las distintas parroquias.

 

 

La persistente llovizna que cayó ayer con intermitencia en la capital entrerriana no desalentó a quienes partieron temprano de sus hogares con la intención de cumplir con el tradicional ritual de recorrer siete iglesias durante el Viernes Santo.

Distintas parroquias de Paraná se vieron colmadas de fieles, en el marco de una de las costumbres más arraigadas en este fecha, quienes arribaron desde diferentes barrios para pedir o agradecer alguna gracia. La mayoría coincidió en mostrar su gratitud por tener salud y trabajo, en tiempos difíciles para la mayoría de los hogares argentinos.

Varios fueron en familia o con amigos, compartiendo la dicha de poder visitar cada espacio acompañados.

Algunos asistieron con más apuro, otros más relajados disfrutando de la caminata. El circuito y el orden de cada visita a las capillas fue definido por cada grupo, en los que hubo mates, selfies, charlas y rezos en cada parada. En muchos casos el itinerario se completa meditando la Pasión de Cristo y en acompañamiento a Jesús hacia el huerto de los Olivos.

Ezequiel, del barrio Lomas del Sur, llegó con su amiga Estela, quien reside en Rocamora, y en su penúltimo tramo compartieron su experiencia: «No hay que olvidar que es un tiempo de reconciliación, en el que hay que pedir perdón por las cosas del pasado», recordó el joven. Por su parte, la mujer señaló que fue a pedir por su familia, sobre todo por sus hijos, y destacó: «También vine a dar gracias, porque todavía tengo trabajo y salud. El año pasado no pude venir porque me tocó a trabajar, pero no falté a la celebración de San Cayetano».

Marta, de barrio Cuarteles, arrancó a las 8.30 y le llevó casi tres horas pasar por siete iglesias. Las últimas fueron la San Miguel y la Catedral, junto a un grupo de vecinos. «Trato de elegir el circuito terminando en una parroquia que quede cerca de donde vivo. Venimos a pedir y agradecer. En mi caso agradezco todo, principalmente tener trabajo y estar bien económicamente en estos tiempos difíciles», sostuvo.

Adrián, de barrio Las Rosas, empezó su caminata en la Santa María del Rosario. Fue con su hijo, un compañero de la escuela del chico, y su prima. «Vine a pedir y agradecer por mi salud, por la de mis dos hijos y de mi vieja; también por el trabajo y las horas extras que he podido hacer, en un contexto en que mucha gente se está quedando sin empleo y en que no está bien la situación del país», dijo.

A su vez, indicó: «Es el primer año que recorro las siete iglesias, y el año pasado fue además mi primera vez haciendo la Peregrinación de los Pueblos desde Hasenkamp a Paraná. Fueron dos experiencias hermosas. Este último tiempo me volqué a la fe y a Dios, para despejarme de problemas que he tenido. Después de 43 años volví a ir a misa, para agradecer y pedir que todo me salga bien».

Yanina y Paola, amigas que terminaron su periplo empapadas por el aguacero pero felices de haber concretado el trayecto por siete parroquias, comenzaron en Nuestra Señora de Luján, para visitar luego Divino Amor, Cristo Redentor, Sagrado Corazón, La Piedad, San Miguel, y culminaron en la Catedral.

Llegamos para agradecer por la salud y el trabajo, y también para pedir para todos los que lo necesitan», sostuvo Paola. Por su parte, Yanina afirmó: «Vine a pedir por trabajo, salud, y unión de la familia».

Cabe recordar que esta antigua práctica de recorrer siete iglesias se remonta hasta la antigua Roma, donde después del Jueves Santo, los fieles recorrían las basílicas ubicadas en las siete colinas para adorar la Eucaristía, la consagración del pan y el vino, que se transforman en el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

 

Los pueblos recibieron la visita de los cicloturistas

La iniciativa que recorrer siete iglesias en bicicleta, visitando distintas localidades entrerrianas, tiene cada vez más adeptos: un centenar de personas se congregaron ayer en la Catedral Metropolitana para partir pedaleando desde la capital provincial y completar el recorrido propuesto por el grupo Cicloturismo en Paraná en la 9ª edición de la ya tradicional peregrinación «7 Pueblos, 7 Iglesias», que abarcó las localidades de San Benito, Sauce Pinto, Aldea María Luisa, Gobernador Etchevehere, Villa Fontana, Tezanos Pinto, Oro Verde.

La caravana de ciclistas partió a las 8 y regresó pasadas las 19. Este año el evento fue gratuito y llegó gente de La Plata, Rosario, Santa Fe, Santo Tomé, Gálvez, Ruffino, Paraná y otras ciudades entrerrianas. Lorena Goró, una de las organizadoras, valoró la adhesión de quienes los acompañaron, a pesar del día nublado.

También desde Crespo partió temprano un grupo de unos 255 pedalistas de Entre Ríos y otras provincias, quienes bajo la consigna «Pedaleamos por la fe», recorrieron 65 kilómetros. El circuito contempló la parroquia Nuestra Señora del Rosario de Crespo, pasando por las capillas de Aldea San Juan , Colonia Merou, Aldea Eingenfeld, Aldea San Rafael, Aldea Santa Rosa, regresando a la localidad a las 16, con la última parada en la parroquia San José. «Además de ser un evento que promueve la actividad física en bicicleta, nos sumamos a un momento especial de reflexión a cargo de nuestro integrante y concejero espiritual, el Padre Julio Faes», comentaron los integrantes de Crespobike Cicloturismo, los mentores de esta iniciativa, que concretó de este modo su tercera edición, contando con el apoyo del municipio, y distintos comercios y empresas.

 

 

 

 

 

Publicaciones Relacionadas

Varisco: «Soy el más injuriado, pero la gente me conoce»

Editor

Falleció la conocida proteccionista de Paraná Susana Cicchitti

Editor

Los juzgados de Faltas de Paraná tendrán nuevas oficinas

Editor
WhatsApp chat