FM LITORAL
Entre Ríos

Causa Carmelitas: «Es un infierno en la Tierra lo que Toledo les hizo vivir»

Aberrantes detalles: «A su víctima la obligaba a hacer la señal de la cruz sobre el suelo con su propia lengua», expresó el fiscal sobre la monja del convento Nogoyá, que está siendo enjuiciada por «graves violaciones a los Derechos Humanos».

 

 

Durante su alegato de apertura, el fiscal Jorge Gamal Taleb, aseguró que las dos exmonjas que denunciaron a la madre superiora del Convento de Carmelitas Descalzas de Nogoyá padecieron «graves violaciones a los Derechos Humanos».

Fue en el primer día del juicio contra Luisa Esther Toledo, acusada de privación ilegítima de la libertad.

Taleb aseguró que las dos religiosas que denunciaron a Toledo habían sido «reducidas a la condición de siervas, pero no de Dios sino de la voluntad caprichosa de la imputada», quien les aplicó «verdaderos tormentos», que no están contemplados en la Constitución de 1990 que rige a las Carmelitas de Nogoyá.

Taleb adelantó que durante el desarrollo del juicio, los representantes del Ministerio Público Fiscal demostrarán que la imputada aplicó «penas corporales» mediante «azotes con látigos y el uso de silicios».

También agregó que Albarenque, una de las denunciantes, fue obligada por Toledo a permanecer encerrada en las celdas individuales durante cuatro días alimentándose con pan y agua, «en contra de la voluntad de la víctima a la que se le anuló su personalidad mediante manipulación».

Agregó, además, que se le colocó una mordaza de madera durante una semana, y que por estos motivos «tuvo intentos de suicidio azotando su propia cabeza contra el piso».

En cuanto a Peña, la segunda denunciante, Gamal Taleb expresó que empezó a ser castigada por Toledo cuando hizo saber su voluntad de retirarse: «La obligaba a hacer la señal de la cruz sobre el suelo con su propia lengua».

«Es un infierno en la tierra lo que Toledo les hizo vivir a Albarenque y a Peña», concluyó.

 

Abogado de la madre superiora reconoció que las normas en el convento son medievales

 

 

Abogado de la madre superiora reconoció que las normas en el convento «son medievales»

Mientras se desarrolla el juicio en los Tribunales de Gualeguay, Miguel Cullen, abogado defensor de la expriora del Monasterio de la Preciosísima Sangre y de Nuestra Señora del Carmen de Nogoyá, Luisa Esther Toledo, dijo que «no estamos frente a un juicio racional».

Durante su alegato de apertura, Cullen adelantó que «desde la racionalidad jamás vamos a entender a una Carmelita», que «estamos frente a un juicio a la Iglesia católica» y destacó la «felicidad y la algarabía con la que viven su relación con Dios».

Respecto de las normas del convento de Carmelitas de Nogoyá, el abogado defensor de la expriora, Lucía Toledo, expresó : «Claro que son medievales, su referente es Santa Teresa de Jesús, pero están aprobadas por el Ministerio de Relaciones y Cultos de la República Argentina».

Por otro lado, destacó «la talla de los Santos que el Carmelo ha dado a la Iglesia», y contó que allí dentro ocurrió un milagro que fue certificado por el Tribunal eclesiástico de la Santa Sede.

Finalmente aseguró que probarán que «Peña se fue por su propia voluntad utilizando la llave con la que siempre le abría la puerta a los proveedores» y que Albarenque se retiró tras ser autorizada «democráticamente».

 

Sabina Melchiori – Corresponsalía Gualeguaychú – Ahora

 

 

 

Publicaciones Relacionadas

Polémica por la exhibición de la bandera del Orgullo LGBT en edificios públicos

Editor

Bordet ratificó la “eliminación de impuestos distorsivos” al sector privado

Editor

Últimas audiencias en el juicio contra la ex priora de las Carmelitas Descalzas de Nogoyá

Editor
WhatsApp chat