Asambleístas de Gualeguaychú se reúnen con funcionario nacional

58

Serán recibidos por el subsecretario de Control y Fiscalización Ambiental. Reclamarán porque no funcionan aún los sensores para medir la contaminación transfronteriza, por la multa a Botnia y por el florecimiento de algas en Ñandubaysal.

 

 

 

Hace ya un tiempo, la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú solicitó de manera urgente una entrevista en el Ministerio de Medioambiente de la Nación que finalmente se concretará hoy por la tarde. El motivo original del pedido era para pedir explicaciones por el no traslado de los sensores de aire al lugar óptimo elegido para detectar contaminación transfronteriza.

Pero ahora también reclamarán por la multa que Uruguay le puso a Botnia por “exceder los límites de contaminación” y la floración de algas ocurrida ayer en Ñandubaysal, la cual según estudio es producto del exceso de nitrógeno y fósforo, responsabilidad de la papelera instalada en Fray Bentos, Uruguay.

“Se cumplió ya un año de cuando se cerraron todos los acuerdos firmados entre Nación, Provincia, Municipio y la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú para efectuar el traslado de los sensores de aire al lugar óptimo para detectar contaminación transfronteriza. Hay un acuerdo firmado, pero aún no se ha hecho nada. Queremos saber en qué situación quedó todo, cómo está la situación y por qué aún no se ha hecho nada”, enumeró el asambleísta Martín Alazard.

“Necesitamos saber urgente qué estamos respirando en Gualeguaychú, pero también saber por qué, si el acuerdo entre Nación y Provincia está firmado, no se llevó a la práctica el traslado de los sensores. Necesitamos saber cuáles van a ser las soluciones para que esto funcione”, sentenció en declaraciones a ElDía.

La delegación de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú será recibida por Juan Trevino, subsecretario de Control y Fiscalización Ambiental, el encargado de este tema y la persona que ha estado en las tratativas desde un comienzo. También solicitaron de manera urgente una reunión por todos estos temas a la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), que se concretaría la semana que viene.

Según explicó Alazard, desde el pedido de audiencia a hoy han pasado muchas falencias relacionadas al medioambiente, y que las mismas serán tratadas también en la entrevista con los funcionarios nacionales. Uno de esos temas fue la floración de algas ocurrida ayer en el balneario Ñandubaysal.

 

 

 

 

“Esas algas aparecen cuando hay exceso de nutrientes, que en este caso son fundamentalmente el nitrógeno y el fósforo. Ambos son prácticamente la contaminación contribuida por Botnia”, afirmó el asambleísta.

Según un informe, desde el día dos de su puesta en marcha, UMP (ex Botnia) arroja al Río Uruguay 600 kilos de nitrógenos y entre 60 y 90 kilos de fósforo diarios desde el segundo día de su puesta en marcha. Esto significa que desde que comenzó a producir arrojó al Río Uruguay más de 2 millones de kilos de nitrógeno y entre 200 mil y 300 mil kilo de fósforo.

Con respecto a este tema, la Dirección de Ambiente de la ciudad informó que los análisis bacteriológicos en el Río Uruguay son realizados por la CARU, y aunque el balneario Ñandubaysal pertenece al ejido de Gualeguaychú, es esta comisión la responsable de controlar todas las 32 playas que están a la vera del río desde su nacimiento hasta su desembocadura.

“Esas algas son neurotóxicas porque afectan el sistema nervioso, dermotóxicas porque brotan la piel y hepatotóxicas porque dañan el hígado. Eso no quita que haya gente a la cual no le hacen nada, pero hay un alto riesgo. Ya pasó el año pasado y en esta época del año: las altas temperaturas y las aguas bajas concentran más nutrientes, por eso florecen”, instruyó Alazard.

“La responsabilidad de actuar es de las autoridades. Si ahora se intoxica un chico o se brota un adulto, va a ir al Hospital Centenario o a algún centro médico privado de la ciudad, no van a ir a tratarse a la Provincia o a la Nación, va a ser parte de nuestra problemática. Entonces, todos tenemos que actuar y buscar soluciones, y no decir que el problema le corresponde a Nación o a Provincia o a la CARU”.

Fue precisamente el fósforo, uno de los dos elementos contaminantes responsables de que las aguas queden verde, fue el que provocó que el Gobierno uruguayo multara a la pastera finlandesa: detectó que en noviembre del año pasado había vertido sustancias contaminantes en una cantidad que supera lo permitido.

Este hecho marca que por primera vez el Gobierno de Uruguay admitiera de manera oficial que UPM (ex Botnia) contamina y sería una una prueba fundamental para reactualizar la denuncia en la Corte Internacional de La Haya. Esto mismo también manifestó el Municipio de Gualeguaychú, pero los asambleístas consideran que el Ejecutivo local debería realizar más acciones y menos proclamas.

“Esos son los dichos, pero nosotros quisiéramos ver los hechos, porque la Municipalidad dijo eso, ¿pero qué hizo? ¿Fue una delegación a Cancillería a pedir explicaciones? ¿Hizo una nota de queja mediante una carta documento o todo quedó en un simple comunicado? Hemos votado representantes, que son los responsables de nuestro presente y futuro, por eso queremos que de una vez por todas se pongan al frente de los reclamos de los que los votamos”, cuestionó Alazard.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.