FM LITORAL
Paraná

Al menos 200 personas reciben su cena desde Suma de Voluntades

La asistencia nocturna en Paraná de la ONG Suma de Voluntades nació destinada a los que no tienen un techo. Pero ahora se acercan familias que en sus hogares no tienen para comer. Entre los merenderos y las visitas a las plazas céntricas reparten por semana 1.700 platos de comida.

 

 

Cada noche, un grupo de voluntarios realizan la recorrida por las plazas céntricas de Paraná para darle de comer a las personas que viven en situación de calle o bien no les alcanza el dinero, ni los recursos, para alimentar al núcleo familiar. Katida Herman es voluntaria de Suma de Voluntades y es encargada de llevar un registro de las personas que se acercan a buscar su cena a las plazas de Bomberos, Saenz Peña y 1° de Mayo, sectores de la ciudad donde la ONG reparte las raciones de comida. “Le damos la cena a más de 200 personas en esos tres lugares y si nos queda comida solemos repartir frente a Tránsito (calle Alem al 800) y en la Terminal de Ómnibus”, sostuvo la voluntaria en diálogo con EL DIARIO y explicó que de esos dos centenares de individuos, 40 viven en situación de calle y estima que superan los 50 en toda la ciudad. “Muchos están a punto de quedar en la calle porque no pueden pagar una pensión. Se acercan cada vez más familias, que tienen sus ranchitos, pero que no llegan a solventar la comida para sus hijos”, se lamentó.

Hace pocos meses, la ONG tenía un conteo de 700 platos de comida por semana, que se entregaban tanto en los merenderos de los barrios San Martín (Volcadero), Antártida Argentina y Mosconi Viejo, como en las plazas céntricas de Paraná. “Ahora ya son aproximados 1.700 por semana, la cifra subió en sólo unos meses”, aseveró Herman.

“Una mamá con siete hijos va con su marido a buscar comida, y la otra vez le había llevado unas camperitas y algunos pares de zapatillas, que no llegaban a siete. Y me dice ‘Kati vos no te hagas problema porque ellos se van cambiando la ropa entre los que van a la mañana a la escuela y los que van a la tarde’, eso fue como un puñal”, comentó.

Hasta el año pasado, la ONG llevaba las raciones de comida hasta el hospital San Martín hasta que no les permitieron más llevar la comida al nosocomio. Katida recuerda que en ese momento las escalinatas y en el interior del edificio pernoctaban decenas de personas que no tenían casa ni para alquilarse un lugar. “En el hospital era impresionante la cantidad de gente que dormía ahí. Cuando decidieron sacarlos a mucha de esa gente no las vimos más”, y mencionó el caso de una mujer que pudo encontrar refugio en casa de una hermana.

“Siempre estamos hablando con la gente que vive en la calle para tratar de conocer su situación e historia así contactarnos con sus familiares. Algunos por vergüenza o porque no lo quieren recordar no te cuentan su historia. Por ejemplo un hombre que vivía en Diamante y terminó en Paraná, con el que hace tiempo vengo insistiendo, logré que me cuente que tiene un hijo que está haciendo la residencia en Cirugía y estoy tratando de averiguar si de verdad existe para poder contactarlo”.

 

Para llevar donaciones

En calle Libertad 272, la sede de Suma de Voluntades, la ONG recibe donaciones de lunes a viernes de 9.30 a 12.30 y de 17 a 20.30. Ahora en vísperas al invierno y las bajas temperaturas necesitan abrigo, desde camperas, pantalones, medias, frazadas, bufandas, gorros, guantes y demás indumentaria que haga mermar el frío. “Zapatillas todo el año recibimos. Todo sirve y todo suma, no importa que no sean nuevas”, recalcó Katida.

 

 

 

 

Publicaciones Relacionadas

Se aprobó la reglamentación del programa de inserción laboral trava-trans de Paraná

Editor

Bahl: “Vamos a trabajar para recuperar el trabajo y la capacidad productiva”

Editor

Se inauguró la primera etapa del nuevo edificio del Centro Educativo Municipal de Integración

Editor
WhatsApp chat