FM LITORAL
Paraná

Causa Narcotráfico: testigos de Varisco buscaron debilitar informe de la Policía Federal

Tres funcionarios municipales presentados por la defensa del intendente Sergio Varisco intentaron desacreditar el informe de la División Lavado de Activos de la Policía Federal Argentina, donde se detallan presuntas irregularidades en contrataciones y pagos. El acusado Sergio Baldi amplió su indagatoria y negó que sea su voz la de las escuchas captadas en la investigación.

El Tesorero general de la Municipalidad, César Ferrari, y los funcionarios de la Contaduría General Eduardo Campdesuñé (titular) y Liliana Politti (segunda), testimoniaron frente al Tribunal Oral Criminal Federal (TOCF), buscando debilitar las conclusiones del informe que elaboró la División Lavado de Activos de la Policía Federal sobre tres aspectos de la gestión Varisco: el personal temporario, las contrataciones y el pago de publicidad oficial.

Para ello, trazaron con detalle cómo es el funcionamiento del circuito administrativo de la Municipalidad, desde que se origina el gasto hasta que se paga. En concreto, apuntaron a soliviantar las conclusiones del informe de la PFA donde se señala la existencia de órdenes de pago duplicadas y un “cheque fantasma” por 149 mil pesos que habría sido cobrado en efectivo y luego depositado nuevamente en una cuenta del Municipio.

Sobre el primer punto, indicaron con coherencia en los tres testimonios que los números finales de las órdenes de pago pueden coincidir, pero que existen tres dígitos ordenadores que se anteponen y que permiten ordenarlas y rastrearlas como cancelación de una sola compra o contratación. Se trata del 032 cuando su origen es la Contaduría y del 035, en caso de que surja de Suministros, según se trate de compras por vía de excepción o por el sistema de licitación. Esto significa que pueden registrarse dos órdenes de pago con el número1840, pero serán diferenciadas en función de si el punto inicial es 032 ó 035.

Fiscalía atacó los testimonios, dado que esta diferenciación no está presente en los documentos que la Municipalidad entregó a la Federal y el Tribunal integrado por Lilia Carnero; Noemí Berros y Roberto López Arango cuestionó a las defensas, principalmente a la de Varisco, por no haber introducido un “contrainforme” en donde se rebatieran punto por punto las afirmaciones de la División Lavado. La respuesta de los letrados Rubén Pagliotto y Miguel Cullen fue que se habían introducido informes y solicitaron la inclusión de más elementos, lo que la Fiscalía rechazó por extemporáneo. El TOCF definirá mañana qué actitud toma sobre el particular.

Uno de los puntos más altos del debate se produjo cuando Ferrari intentó explicar uno de los señalamientos que hizo la PFA sobre el giro de la caja municipal: el supuesto cobro en efectivo por parte del Tesorero general de un cheque de $ 149 mil y el posterior depósito del dinero en efectivo en otra cuenta del Municipio.

Ferrari narró que existe en las finanzas municipales un esquema de giro de dinero entre dos cuentas en el Banco de Entre Ríos, que denominó cuentas “espejo”, donde la salida de fondos de una implica el ingreso de la misma cantidad en la otra.

En la oportunidad señalada por el informe de la División Lavado, la entrada de fondos en una de las cuentas se habría hecho con el viejo sistema de boleta de depósito en papel, donde se detallan hasta cinco valores. Uno de ellos, por un error de imputación en caja, se habría tomado como depósito en efectivo y no como un cheque. Según Ferrari, esto motivó una sanción del personal de la entidad bancaria involucrado en la operación.

El informe de la PFA fue remitido por el Juzgado Federal de Instrucción a cargo de Leandro Ríos a la Oficina Anticorrupción del Ministerio Público Fiscal de la provincia, al Tribunal de Cuentas y a la Afip a efectos de que se investigue en esas reparticiones la posible existencia de delitos contra la administración pública. Fue en paralelo a que en el expediente “Narcomunicipio” se dejara de lado la acusación por peculado.

 

Indagatoria

En la jornada también amplió su indagatoria el acusado Sergio Baldi, quien negó que sea su voz la que aparece en las escuchas que se repasaron la semana pasada. Baldi había sido identificado por el oficial de la PFA Carlos Frías, responsable de las escuchas. En su exposición, dijo que estuvo detenido desde 2014 por otra causa (que cumplió hace siete meses) y que nunca tuvo celular. Afirmó que realizaba sus llamados desde el teléfono fijo del Servicio Penitenciario y que allí había una fuente para constatar que no es su voz la de las escuchas. (APFDigital)

 

 

 

 

 

Publicaciones Relacionadas

Ayudar hace bien movilizó a una multitud

Editor

Causa narcomunicipio: autorizaron a Hernández a visitar una vez por semana a su familia

Editor

Nuevas propuestas académicas en la Facultad de Ciencias de la Gestión en 2020

Editor
WhatsApp chat